Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Brexit: Reino Unido ante el reto de retener el talento TI tras su divorcio de la UE

  • Actualidad

Brexit

Reino Unido abandona hoy oficialmente la Unión Europea. Desde este momento, se abre ante sí un panorama donde tendrá que afrontar retos como la captación y retención del talento tecnológico. Las empresas de TI británicas reconocen que la incertidumbre sobre visados o permisos de trabajo está provocando que el talento europeo se aleje de sus empresas.

El Día D ha llegado. Oficialmente, hoy el Reino Unido abandona la Unión Europea y, aunque hasta que finalice el periodo de transición, previsto para finales de este año, el país continuará sujeto a la normativa de la UE, una Unión sin Gran Bretaña es ya una realidad.

De su salida hay diversas opiniones. Por un lado, se encuentran los que defienden a capa y espada la salida, mientras que, por el otro, están los que han pronosticado que este “divorcio” supondrá un desastre para el Reino Unido, quien se separa de su principal socio comercial.

¿Qué va a pasar con el sector tecnológico? Hasta el momento, la industria tecnológica británica está muy por delante de la de sus ya ex socios europeos. Y para muestra un botón. Londres acoge a 45 unicornios (startups con un valor de al menos 1.000 millones de dólares), frente a las 10 de Berlín. Con estos datos en la mano, los expertos de la industria creen que Londres podrá mantener el dominio. ¿o no?

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

El principal reto que tiene que afrontar el sector tecnológico británico es el talento. No en vano, y según publica The Wall Street Journal, las empresas tecnológicas ya están lidiando con políticas laborales y de inmigración “inciertas”, y, aunque algunas compañías han creado comités de trabajo para evaluar los riesgos del Brexit y tratar de que su impacto sea lo menor posible para su negocio, otras reconocen que la incertidumbre sobre visados o permisos de trabajo está provocando que el talento europeo se aleje de sus empresas.

Éste es el caso de la compañía AimBrain Solutions, cuyo director ejecutivo y cofundador, Andrius Sutas, reconoce que sus candidatos han planteado sus preocuaciones sobre el Brexit y los planes de contingencia de la compañía. “Algunos incluso abandonaron nuestro proceso de contratación cuando recibieron ofertas de trabajo de firmas con sede en países miembros de la UE”.

Según un estudio de Robert Half International, la mayoría de los directores de información de las empresas británicas tiene intención de contratar personal con perfil tecnológico este año, preferentemente para puestos de gestión y seguridad TI, soporte técnico y operaciones.

Para paliar los efectos negativos del Brexit a la hora de atraer y retener talento, las principales universidades del país, como pueden ser Oxford, Cambridge o el Imperial College de Londres trabajan para que sus estudiantes prefieran quedarse en Reino Unido en vez de mudarse a, por ejemplo, Silicon Valley.

Además, la apuesta de Gran Bretaña por el desarrollo de sectores claramente emergentes, como puede ser el de la Inteligencia Artificial, está haciendo que las empresas de este segmento se muestren optimistas y confíen en que sus avances continuarán atrayendo el talento independientemente de los desafíos que se plantean con el Brexit.  

Pero, mientras, más del 40% de los departamentos de Recursos Humanos del Reino Unido, aseguraron que el año pasado se encontraron con más dificultades para ocupar las vacantes. Esto ha llevado a algunas organizaciones, como el Chartered Institute of Personnell and Development, a instar al Gobierno de Boris Johnson a adoptar un sistema de inmigración flexible para que los trabajadores cualificados puedan entrar en el país con un programa de visa temporal o a establecer un salario mínimo para garantizar que los trabajadores extranjeros no reciban un salario menor que los británicos por actividades similares.