Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La protección de datos en la era post-Brexit: ¿deberían preocuparse las empresas?

  • Actualidad

brexit

La aprobación o rechazo del acuerdo de salida de Reino Unido de la Unión Europea, será clave para la protección de datos de los ciudadanos europeos residentes en el país y para aquellas empresas que operan en el territorio británico. Un Brexit sin acuerdo dejaría en el aire GDPR, el reglamento que regula este tema en la UE, según los expertos de Entelgy.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

¿Cómo afectará el Brexit a la protección de los datos? Vistos los problemas evidentes del Parlamento británico para ponerse de acuerdo sobre cómo salir de la Unión Europea, no sería tan descabellado pensar que, al final, pueda triunfar la peor de las opciones: una salida sin acuerdo.

En todo caso, ante las alternativas que se discuten, la salida ordenada o sin acuerdo, la convocatoria de un nuevo referéndum o incluso celebrar nuevas elecciones, el riesgo se encuentra en si el abandono de la UE se produce de forma no ordenada.

Según Entelgy, si, finalmente, la Cámara de los Comunes se pone de acuerdo y el Reino Unido abandona la UE el 22 de mayo, dando paso entonces a un ‘Brexit blando’, GDPR seguirá siendo de aplicación durante el periodo de transición fijado por el acuerdo. En esta situación, Ramón Ynat, Risk & Compliance Manager de la división de ciberseguridad de la firma, explica que “se crearía entonces un periodo de transposición de leyes ya pactado en el acuerdo de salida. Desde esa fecha, el Reino Unido tendrá hasta el 31 de diciembre de 2021 para firmar nuevos pactos con la Unión Europea, incluidos los relativos a la protección de datos”.

Por el contrario, si en esta última semana de marzo, el Parlamento británico rechaza por tercera vez el acuerdo pactado de retirada, el Reino Unido dejaría de ser parte de la UE el próximo viernes 12 de abril y su salida se llevaría a cabo sin garantías, produciéndose entonces un Brexit sin acuerdo, también conocido como “Brexit duro”. Si se produjese esta última situación, tendría importantes consecuencias en materia de protección de datos. “En este caso, la relación de Reino Unido con la UE quedaría en una situación parecida a la de Estados Unidos, donde se requieren acuerdos de puerto seguro y cumplir con otra serie de requisitos”, asegura Ynat.

En definitiva, durante este periodo, “se crearía un vacío legal para todas aquellas empresas europeas que operan en la actualidad con datos en este país, al menos hasta la firma de nuevos acuerdos en esta materia”, explica el directivo.

No obstante, en un principio, siempre que se haya cumplido con GDPR y con la normativa anterior, la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), las empresas no deberían alarmarse.