Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La confianza en la innovación es cada vez menor: cae durante dos años consecutivos

  • Actualidad

Innovacion

Tres de cada cuatro españoles tienen una visión positiva de la innovación pero la confianza en ella decrece y ostensiblemente, con una caída de seis puntos en dos años. Lo evidencia una encuesta de Sigma Dos para Cotec.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

El 89% de los españoles confiaba en la innovación en 2017; el 80% en 2018 y el 73% en 2019. Por tanto, en dos años, la confianza en ella ha caído 16 puntos, según la Encuesta de percepción social de la innovación en España, realizada por Sigma Dos para Cotec a partir de 2.404 entrevistas telefónicas.

Una de las conclusiones de este trabajo es que la pérdida de confianza en la innovación es más acusada entre los sectores de población tradicionalmente más vulnerables.

Destaca la caída entre los ciudadanos que solo tienen estudios de Primaria, grupo en que solo el 50% mantiene una consideración positiva de la innovación y que acumula una caída de 32 puntos porcentuales en dos años, y Secundaria (65%, -22). En lo que respecta a la edad, los descensos de confianza predominan entre los menores de 29 años (70%, -23) y los mayores de 65 (64%, -21); así como las mujeres (68%, -21).

Todos estos datos inquietan a Cotec, fundación cuyo ‘leitmotiv’ es la innovación, ya que, como explica El director general, Jorge Barrero, director general de Cotec, fundación cuyo ‘leitmotiv’ es la innovación, considera preocupante que la innovación decrezca en estos colectivos de ciudadanos porque “es también una herramienta para reducir las brechas sociales. Una sociedad desigual no es una sociedad próspera”.

También inquieta que, igual que cae la confianza en la innovación, se consolida la idea de que la tecnología aumenta la desigualdad social. Así lo piensa el 55% de los encuestados. Los que más temen a la brecha tecnológica son los sectores de población más vulnerables: ciudadanos en paro o con trabajos poco cualificados, con escasos estudios y bajos ingresos, habitantes de municipios pequeños, etc.