Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El teletrabajo: de utopía a realidad, impulsado por el coronavirus

  • Actualidad

movilidad empleado

En los últimos días son muchas las empresas que prefieren que sus trabajadores se queden en casa, es decir, que teletrabajen. Generalmente, si una empresa tiene un plan de continuidad de negocio, esta fórmula está incluida en el programa por si ocurre un incidente que obligue a abandonar las oficinas. Ese momento ha llegado: contener el coronavirus está rompiendo la barrera cultural que impide su adopción más amplia.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Año tras año, la flexibilidad laboral y fórmulas como el teletrabajo son valoradas por los trabajadores entre los principales factores para elegir una empresa en la que trabajar, pero no está en España no hay cultura del teletrabajo: en 2019 solo el 3% de los empleados españoles trabajaba a distancia de forma habitual. En los últimos días, son muchas las empresas que han pedido a sus equipos que trabajen desde casa y la causa no es otra que el coronavirus.

Ya sea para prevenir contagios y frenar la epidemia de Covid-19, ya sea porque comienzan a aparecer los primeros casos, las compañías envían a sus trabajadores a sus casas, y no es lo algo propio de las grandes multinacionales como Google, Amazon o Facebook. Por citar solo alguno de los muchos casos locales, Telefónica anunció el 4 de marzo que tras detectar un afectado por el virus, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y en aplicación del protocolo de actuación de la compañía, se ha decidido que “los compañeros que mantuvieron contacto estrecho con este empleado se queden en su casa teletrabajando y observen sus síntomas”.

Un día después, EY realizaba el mismo anuncio con un alcance más amplio: todos sus todos sus profesionales en Madrid teletrabajen tras identificar un caso positivo. En la misma jornada transcendía que Indra ha cerrado de forma temporal dos plantas de su sede en Barcelona por contagio de dos de sus empleados, y que los compañeros de estos profesionales trabajarían desde casa.

Estas organizaciones lo han hecho ya y, como ellas, muchas otras y seguramente lo tendrán que hacer si el número de afectados sigue aumentando y si la actividad de la empresa lo permite. De momento, está trascendiendo información sobre las grandes compañías que, muchos casos, ya tienen activos programas de teletrabajo pero, en la pyme, más reticentes, puede servir para impulsar un cambio de cultura y propiciar que utilicen la tecnología digital disponible para que sus empleados teletrabajen.

No es tan fácil
En realidad, todas las compañías que cuentan con un plan de continuidad de negocio tienen que tener contemplado el teletrabajo para tener capacidad de respuesta en caso de incidentes, lo que pasa por tener herramientas digitales de colaboración y garantizar comunicaciones seguras vía VPN, además de que sus trabajadores dispongan de los dispositivos adecuados para hacer su trabajo, claro está.

Resulta ilusorio pensar que la totalidad de empresas españolas dispone de un plan o que hayan dotado a su plantilla de los recursos necesarios para realizar su trabajo con seguridad.   

Con un ordenador y una conexión Wi-Fi como base, se puede dar el primer paso para que los trabajadores trabajen desde fuera de la oficina. Además, como explica la consultora Prodware, “ cloud computing ha permitido desarrollar soluciones de movilidad en la nube, que posibilitan una mayor flexibilidad y disponibilidad de los datos y herramientas de la empresa. Esto se traduce en una mejora de la productividad, también en el ámbito del teletrabajo".

Con estas herramientas digitales, cada día es más fácil trabajar únicamente con un ordenador con conexión wifi, pero “la oferta de sistemas de comunicación para las empresas es tan amplia que en ocasiones es difícil escoger la que mejor se ajusta a las necesidades de cada compañía”, explica. Esta compañía aconseja que, a la hora de elegir una, se tengan en cuenta la facilidad de uso, que el sistema se rápido y personalizable, que garantice el acceso a la información de la empresa, los contactos, el calendario y las diferentes aplicaciones de productividad, que pueda conectarse desde cualquier lugar y cualquier dispositivo es necesario que la solución sea accesible, y que garantice la privacidad de las conversaciones y la confidencialidad de los procesos. 

Recomendaciones de ciberseguridad
La firma de seguridad Kaspersky recomienda a las organizaciones examinen la seguridad en torno al acceso remoto a los sistemas corporativos porque, como explica la compañía, “los riesgos se amplían y aumentan” cuando los dispositivos se sacan de la infraestructura de red de una empresa y se conectan a nuevas redes y Wi-FI.

Sus consejos para reducir los ciberriesgos asociados con el teletrabajo, son los siguientes:

--  Proporcionar un acceso VPN para que el personal se conecte de forma segura a la red corporativa.

-- Todos los dispositivos corporativos, incluidos móviles y portátiles, deben protegerse con el software de seguridad adecuado que permita, por ejemplo, que se borren los datos de los dispositivos que se denuncien como perdidos o robados, separar los datos personales y laborales y restringir las aplicaciones que pueden instalarse.

-- Implementar siempre las últimas actualizaciones de los sistemas operativos y aplicaciones.

-- Restringir los derechos de acceso de las personas que se conectan a la red corporativa

- Asegurarse de que el personal es consciente de los riesgos de responder a mensajes no solicitados

La recomendación es que las empresas se aseguren de que los empleados que teletrabajan extremen la cautela. “Deberían comunicarse claramente con los trabajadores para asegurarse de que estos sean conscientes de los riesgos, y hacer todo lo posible para asegurar el acceso remoto para aquellos que trabajan desde casa”, explica David Emm, investigador principal de seguridad de la firma.