Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cloud, movilidad e inteligencia artificial concentran la inversión en Insurtech

  • Actualidad

everis - insurtech

El grueso de la inversión en Insurtech se concentra en cloud, movilidad e inteligencia artificial, según se desprende la edición de 2020 del informe Insurtech Global Outlook. Entre sus datos también destaca que el 6% de las Insurtech concentra el 67% de toda la inversión acumulada de los últimos diez años.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

El estudio realizado por Everis, en colaboración con NTT Data, trata de ofrecer una foto realista sobre el estado y evolución de las startups Insurtech a lo largo de 2019, de las preferencias de los inversores y de la tecnología que marca la tendencia que está redibujando el universo asegurador en la nueva era digital.

Una de las conclusiones es que la inversión en Insurtech en la última década ha crecido de manera exponencial en todos los mercados, en especial en aquellos que han tenido una capacidad de crecimiento sostenida a lo largo de la década. Sin embargo, según los datos, ésta se ha concentrado en el 6% de las compañías que cuentan con modelo afianzado que, mediante rondas de inversión tardías principalmente, han sido capaces de acaparar un 67% del total invertido, de manera acumulada. Por tanto, Everis considera que es importante tener capacidad de conocer startups sectoriales con potencial de éxito, para que los inversores sean capaces de entrar en rondas tempranas con cuantías más asequibles, impulsando el crecimiento del sector.

Por otro lado, el trabajo indica que, en 2019, los inversores destinaron 6.300 millones de dólares a adquirir Insurtech, lo que representó un incremento del 58% en relación con la cantidad invertida entre 2017 y 2019.  Este montante global se repartió, sin embargo, entre solo 25 empresas (de un total de 238), que recibieron el 72% de la financiación disponible. 

La tendencia muestra, por tanto, que crece el número de inversores interesados en participar en el ecosistema de startups de seguros con modelos de negocio más consolidados y maduros. Esto se debe a que sus soluciones tecnológicas les proporcionan nuevas fuentes de ingresos, elevan su eficiencia operacional y les ayudan a conocer mejor a sus clientes de cara a fidelizarlos. De igual forma, las aseguradoras muestran la misma tendencia pasando de invertir de forma más intensiva en 2019 en startups del sector con un modelo afianzado.

En esta línea, en 2019, se dio un salto importante en cuanto a la financiación de compañías insurtech europeas y asiáticas, y ya se puede extraer que el ecosistema Insurtech está madurando en regiones como Europa o Asia. No obstante, Estados Unidos sigue concentrando la mayor inversión y generando players ganadores, una realidad confirmada por el hecho de que el pasado año los fondos concentraron su inversión en una sola compañía por cada línea de negocio.

Sobre la tecnología que suscita mayor interés, el grueso de la inversión se concentró en startups que desarrollan soluciones de cloud, movilidad y aplicaciones, e Inteligencia Artificial, lo que indica que los inversores consideran que son las que más opciones de creación de valor pueden generar.

Por último, el estudio avanza que los mercados emergentes están evolucionando para convertirse en líderes de la disrupción en la industria del seguro.

De acuerdo con Carlos Ordoñez, líder de la práctica de seguros digitales en la firma de servicios, “las grandes compañías aseguradoras ya no ven a las Insurtech como una amenaza, ahora las perciben como un complemento que les ayudarán a aprovechar nuevas oportunidades y a afrontar con mayores garantías de éxito sus retos”. Además ha concluido que “el adecuado entendimiento de los nuevos ecosistemas se convierte en un factor clave”.