¿Qué preocupa ahora a los directores financieros?

  • Actualidad

planificacion-crecimiento

Ahora que se ha iniciado la recuperación gradual de la actividad económica, las principales preocupaciones de los directores financieros son la merma de sus ingresos y beneficios, los posibles rebrotes y el impacto del Covid-19, según un nuevo informe de PwC. Habrá contención del gasto, pero solo el 11% se plantea reducir la inversión en transformación digital.

Recomendado:

Informe mundial de la banca minorista 2020

Creación de aplicaciones seguras en los entornos financieros

Las grandes preocupaciones de los directores financieros (CFO) se centran en tres aspectos: los efectos de la pandemia en la desaceleración económica internacional, la posibilidad de rebrotes y el impacto en la situación financiera de sus propias empresas. Son datos que se desprenden del informe CFO Pulse, de PwC, realizado a partir de una encuesta con 989 directores financieros de 23 países.

Otros aspectos como la disrupción de sus cadenas de suministro (17%-)o la capacidad para tener a sus empleados trabajando en un modelo híbrido de trabajo presencial y teletrabajo (16%) ya no están entre los aspectos que les quitan el sueño y que sí estaban durante la etapa más cruda de la crisis.

En lo que respecta al impacto de la pandemia en la cuenta de resultados de sus empresas, el 53% de los CFOs espera este año una caída de los ingresos y/o de los beneficios de sus empresas de hasta el 25%, y un 15% estima que este descenso podría situarse entre el 25%y el 50%. Hay un 8% que espera que la pandemia no impacte en sus compañías y un 4% asegura que, a estas alturas, todavía es difícil evaluar su efecto.

Seguridad en los centros de trabajo
Aparte de por la evolución económica de las organizaciones, el 75% está centrado en la puesta en marcha de medidas de seguridad en sus centros de trabajo; en mejorar la experiencia de sus empleados con el teletrabajo (52%) y en convertir esta opción del empleo a distancia en algo permanente para sus profesionales (52%). 

Los encuestados se muestran bastante confiados en la capacidad de sus empresas para proporcionar un entorno seguro para sus clientes (79%) y empleados (74%). En línea con ello, aunque la posibilidad de un rebrote de la enfermedad les preocupa, creen que están preparados para responder de forma efectiva ante esta circunstancia (71%).

Por otro lado, tres de cada cuatro participantes en el estudio reconocen que las medidas de flexibilidad que se han visto obligados a poner en marcha para paliar la crisis provocada por la pandemia son factores que van a hacer más fuertes a sus empresas en el largo plazo. En este sentido, la mitad de los entrevistados espera acelerar los procesos de automatización y el desarrollo de nuevas formas de trabajos en sus organizaciones.

Localizar nuevas fuentes de ingresos, un problema
Sin embargo, la confianza desaparece cuando se les pregunta por el futuro, y solo el 27% confía en su capacidad para identificar nuevas fuentes de ingresos. El 63% de los encuestados ve en el lanzamiento de nuevos productos y servicios la principal fuente de ingresos y consideran que la innovación va a ser un factor de capital importancia durante el periodo de recuperación de la pandemia. Otras opciones pasan por cambiar sus políticas de precios, según el  48%, y explorar canales de distribución y venta alternativos, según el 36%.

La contención de costes, que han aplicado cuatro de cada cinco empresas, se mantiene como la principal medida financiera que están tomando las empresas como consecuencia del coronavirus, y más de la mitad de los directores financieros se están planteando cancelar o posponer las inversiones previstas. En este punto, PwC explica que “como viene sucediendo a lo largo de todas las encuestas realizadas desde el inicio de la pandemia, las inversiones en bienes de equipo, son las más susceptibles de ser canceladas o congeladas, según el 82%”.

En cambio, pocos encuestados  tienen previsto recortar las inversiones en I+D (14%) o en transformación digital (11%).