Funcas ve una gran oportunidad para revertir las 'señales de agotamiento estructural' de la economía española

  • Actualidad

Salud economica

La economía española ya daba "señales de agotamiento estructural" antes de la irrupción del coronavirus, según Funcas, que ve una gran oportunidad para revertir la situación si se implementa el programa Next Generation EU (NGEU).

Recomendados: 

Monitorizando la experiencia de usuario en soluciones SaaS y serverless con Dynatrace Webinar

Dynatrace, de DevOps a NoOps Webinar

En su última edición de Cuadernos de Información Económica, el think tank de investigación económica y social sostiene que la economía española viene dando claras señales de agotamiento estructural previas al Covid-19, lo que se hacía evidente en que no convergía con la UE27. El indicador que resume esa debilidad es, según Funcas en su publicación, el estancamiento del PIB per cápita en relación con la media de la UE, que se sitúa en el 90% desde 2016, significativamente por debajo del 98% que se alcanzó en 2003.

España queda rezagada en indicadores como el porcentaje de población empleada, la inversión en I+D o la reducción en la tasa de abandono escolar. Sin embargo, la crisis puede ser una buena ocasión para superar estos síntomas. En este sentido, dice que la implementación del programa Next Generation EU (NGEU) supone una gran oportunidad para revertir esas limitaciones estructurales y, en último término, para relanzar los procesos de convergencia en la UE.

Este análisis se debe al experto en economía Ramon Xifré,  quien asegura que estas debilidades de la economía derivan en en progresos más lentos, como la reducción en la tasa de abandono escolar y el porcentaje de población en riesgo de pobreza y exclusión social.

Ante este contexto, señala que hay que dedicar especial atención a la administración de los fondos europeos, alcanzando consensos políticos y sociales y mejorando la capacidad de gestión con las reformas administrativas necesarias. En todo caso, la propia naturaleza de los fondos y su orientación en términos de reformas a medio y largo plazo pueden friccionar, junto con el retraso en la tramitación, con los estímulos a corto plazo que requiere la economía española desde los primeros meses de 2021.