Cuatro actuaciones necesarias para adoptar fórmulas de trabajo flexible con éxito

  • Actualidad

teletrabajo2

DigitalES ha identificado los principales retos que plantea la adopción de fórmulas de trabajo flexible para las organizaciones, junto con los procesos que hay que poner en marcha a medio plazo para consolidar con éxito este nuevo modelo, que exige redefinir la función de las oficinas y revisar la cultura corporativa.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Evento

Teletrabajo en 2020, el futuro se hace presente Leer 

DigitalES ha analizado cuáles son los aprendizajes sobre flexibilidad laboral y teletrabajo extraídos en el último año por las empresas del sector tecnológico.

La asociación española para la digitalización, que considera que este modelo laboral ha llegado “para quedarse”, ha identificado en este trabajo los desafíos a medio plazo a los que las empresas tendrán que dar respuesta. El documento explica que esta forma de trabajar debe ser acompañada por una flexibilización de la propia actividad de las empresas, pero también destaca que los entornos de teletrabajo dificultan la gestión de las nuevas incorporaciones y la atracción y retención del talento.

Por otro lado, hay un gran reto en la gestión y desvinculación de gastos asociados al espacio, y su equilibrio con los nuevos gastos que aparecen como resultado de la aplicación de modelos flexibles, incluyendo un aumento de la inversión tecnológica (capex), así como los costes en energía, conectividad y mobiliario de los teletrabajadores.

Además, las empresas consultadas por la asociación achacan una falta de claridad a la nueva normativa del trabajo a distancia y resaltan su excesiva rigidez.

DigitalES propone las siguientes actuaciones a medio plazo para consolidar con éxito fórmulas flexibles de trabajo en las organizaciones:

-- Pasar del teletrabajo al ‘flexiwork’ (trabajo flexible), teniendo en cuenta que hay un porcentaje que no puede y/o no quiere teletrabajar.

-- Revisar la cultura corporativa y de los procesos, con especial foco en la formación de mandos intermedios.

-- Rediseñar las actividades que se llevarán a cabo en la oficina, y que deberán estar encaminadas a incrementar la productividad de los trabajadores.

-- Actualizar la política de gestión de personas de la compañía.