La mitad de los ingresos por smartphones vendrán de terminales 5G en 2025

  • Actualidad

smart city - 5G

Los smartphones 5G representarán en torno al 50% de los ingresos totales que se generen por la venta de terminales móviles en cuatro años, lo que supondrá un crecimiento del 210% con respecto a la cifra que se alcanzará en 2021.

Un nuevo estudio de Juniper Research estima que los teléfonos inteligentes compatibles con 5G representarán más del 50% de los ingresos por ventas de terminales móviles en 2025, pasando de una cifra de 108.000 millones de dólares en 2021 a 337.000 millones en cuatro años. En él se insta a los proveedores de smartphones a garantizar que el hardware maximice los beneficios de las futuras soluciones de la nube móvil, que permite a los proveedores cloud descargar tareas intensivas y liberar recursos en el dispositivo para los procesos esenciales del dispositivo.

La investigación pronostica que los proveedores de dispositivos que van a tener éxito son los que incluyan radios capaces de procesar grandes anchos de banda y latencia ultrabaja para asegurar que los usuarios pueden utilizar los servicios en la nube sin dejar de ser competitivo en precio.

Juniper Research anticipa también que aumentar la disponibilidad de teléfonos inteligentes 5G de gama baja es crucial para la adopción de teléfonos 5G en los mercados emergentes. En este sentido, predice que para 2025, los precios de los teléfonos inteligentes Android serán un 65% más bajos que los funcionan con sistema operativo iOS, y esto llevará a que los primeros dominen el mercado en regiones como Latinoamérica.

Por el contrario, la investigación espera que la popularidad de los dispositivos iOS en los mercados desarrollados haga que el 40% de la facturación mundial en este mercado provenga de Norteamérica y Europa.

El informe también analiza el efecto limitante que puede tener la normativa europea del ‘derecho a reparar’, aprobada el pasado mes de noviembre y que entró en vigor el 1 de marzo de 2021, que se enmarca en la necesidad de potenciar la sostenibilidad del modelo económico y acabar con la denominada obsolescencia programada de los aparatos y dispositivos. Según el autor, Adam Wears, hará que más usuarios opten por la reparación, en vez de por la compra de un nuevo teléfono aunque “inicialmente no se sentirá el efecto” porque el consumidor quiere aprovechar los beneficios de 5G. “Los proveedores de hardware deben aprovechar esta oportunidad para desarrollar nuevas capacidades de dispositivos que animen a los consumidores a continuar actualizándose regularmente”, subraya.