El volumen de negocio de los servicios TIC en España creció por encima del 20% en 2021

  • Actualidad

Crecimiento

Los servicios TIC registraron su mayor crecimiento en 16 años durante 2021. Su volumen de negocio creció un 20,7, según el último TIC Monitor, que aporta los datos de diciembre del año pasado.

Recomendados

Lee IT Reseller 76 (Marzo 2022) para PC y Mac Leer

Cómo las empresas B2B pueden diversificar sus canales de ventas digitales Leer

Customer Experience: Territorio digital Leer

El sector de servicios TIC en España ha cerrado el ejercicio 2021 con un crecimiento interanual en su facturación del 20,7%, una cifra récord que implica el mayor incremento visto en 16 años. Así lo confirma la última entrega del barómetro mensual TIC Monitor, elaborado conjuntamente por VASS y el Centro de Predicción Económica CEPREDE. 

Este repunte en términos de facturación ha permitido concluir el año con un crecimiento medio anual del +9,7%, compensando así la contracción experimentada en 2020. Es más, según sus resultados, los buenos datos de los últimos meses hacen que el promedio interanual de facturación por empleado lleve ya cuatro meses en el terreno positivo, registrando una tendencia al alza.

Estas cifras positivas invitan al optimismo entre los empresarios españoles, a corto plazo. En este sentido, cerca del 78% de los empresarios TIC españoles espera un crecimiento de su cifra de negocio. Un indicador que, de nuevo, supera a las expectativas del promedio de la Unión Europea, que se sitúa en el 63% donde el porcentaje de optimistas alcanza el 63%.

Ese optimismo respecto a la facturación también se refleja de forma clara en las expectativas de empleabilidad a corto plazo, ya que el informe señala que el 84,6% de las empresas TIC en España tiene expectativas de aumentar su plantilla entre marzo y mayo de este año. Por tanto, se seguirá la línea de creación de empleo del año pasado, durante el cual creció un 5,8%.

Con todo, el responsable de TIC Monitor, Antonio Rueda, se muestra cauto, aunque valora la recuperación del mercado. “Tendremos que estudiar el impacto de la guerra en Ucrania y la incertidumbre que pueda llevar asociada en los países más expuestos al comercio con los países en conflicto, por un lado; y la repercusión de una inflación desbocada en rúbricas trascendentes como la energía o los alimentos”, explica.