Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Fin del soporte de Windows Server 2008 y 2008 R2: No migrar puede acabar con tu empresa

  • Content Marketing

Windows

El pasado 14 de enero finalizó el soporte para Windows Server 2008 y 2008 R2 y con ello las actualizaciones de seguridad. ¿Qué significa esto? Que casi un tercio de las empresas que siguen operando con estos sistemas tendrán que hacer frente a las actualizaciones de seguridad que faltan, los problemas de cumplimiento o las amenazas de malware o ransomware. ¿La solución? Migrar.

Nos encontramos en un momento en que contar con sistemas actualizados, que nos protejan de la ingente cantidad de amenazas que aparecen día a día, se ha convertido en vital para cualquier tipo de empresa.

Sólo hay que atender al último informe de Inteligencia en Seguridad de Microsoft, en el que, por ejemplo, se corrobora que el phishing sigue siendo el método preferido de los ciberdelincuentes (en 2018 las detecciones crecieron un 250%, tendencia que continuó en 2019) y, aunque se han realizado avances en los métodos de detección gracias a tecnologías como la Inteligencia Artificial, este tipo de ataques sigue siendo una amenaza debido a su “naturaleza humana”.

Clica en la imágen para agrandarla

El ransomware es otra de las grandes amenazas para las compañías de todo tipo y tamaño. No hay que olvidar el caos que se produjo en mayo de 2017 cuando Wannacry irrumpió en la vida de miles de empresas, entre ellas grandes corporaciones y administraciones públicas, que tuvieron que parar su actividad ante la amenaza de perder toda su información. Wannacry sólo fue el principio (desde entonces se han producido miles de ataques de ransomware como el que llevó a una empresa de hosting de Estados Unidos a parar su actividad durante una semana, con lo que eso supone en pérdidas económicas y de reputación) y una muestra de lo que puede pasar a una empresa que opere con sistemas obsoletos. Bluekeep (una vulnerabilidad de ejecución remota de código que apareció hace poco más de seis meses y que afecta a los Remote Desktop Services (RDP) en Windows XP, Windows Server 2003, Windows Vista, Windows Server 2008, Windows 7 y Windows Server 2008 R2), es otra muestra de las amenazas a las que se tienen que enfrentar las empresas que cuenten con sistemas obsoletos.

Fin del soporte para Windows Server 2008

El pasado 14 de enero finalizó el soporte para Windows Server 2008 y 2008 R2 y con ello las actualizaciones de seguridad. Es decir, todos los equipos que funcionen con este sistema operativo (se calcula que casi un tercio de todos los que están en funcionamiento) han quedado totalmente desprotegidos ante posibles ataques y virus, al no disponer de actualizaciones de seguridad periódicas.

¿Qué puede suponer esto? Pues varios y grandes problemas para una empresa. Primero, estar expuesto a ataques que puedan provocar un paro en el servicio cotidiano, con lo que eso supone a nivel económico. Segundo, y ligado con lo anterior, un ataque provoca un grave problema de imagen y confianza frente a los clientes, proveedores y, en general, el mercado, lo que, nuevamente vuelve a tener efectos muy negativos en los ingresos de la compañía. Y, tercero, pero no por ello menos importante, puede provocar un incumplimiento de la normativa legal, lo que generará graves repercusiones en forma de multas y costes por responsabilidad. Cualquiera de estos tres supuestos puede llegar a provocar, incluso, el cierre de la compañía, algo inevitable, sobre todo cuando hablamos de empresas pequeñas y medianas, si bien el perjuicio en las grades también puede ser insalvable.

Si ésta es tu situación, lo mejor que puedes hacer es migrar lo antes posible, o bien a Azure o bien a sistemas Windows más actuales como Windows Server 2019.

Con la primera opción, además de mejorar considerablemente los niveles de protección de tus máquinas, gracias a las medidas avanzadas de seguridad que están disponibles en la cloud de Microsoft, también verás cómo puedes acelerar la innovación (dispondrás de servicios como Azure SQL, Database, Azure App Service y Azure IaaS), ahorrar costes de infraestructura y disponer de tres años más de actualizaciones de seguridad (Extended Security Updates) después del fin de soporte.

Si en cambio prefieres las soluciones on-premise, lo mejor es migrar a Windows Server 2019. Con él obtendrás mayor capacidad de innovación, seguridad integrada y soporte de contenedores, además de que, podrás adquirir tres años de Extended Security Updates, que cubren solo los servidores que necesitas mientras se realizan las actualizaciones y contarás con Windows Defender ATP, una plataforma de seguridad unificada que inicialmente sólo estaba disponible para Windows 10, pero, ante la demanda de los clientes, Microsoft decidió ampliarlo a otros sistemas como Windows Server.

En este enlace, podrás encontrar toda la información necesaria para migrar Windows Server 2008 a sistemas más modernos. 

Cómo saber a qué migrar

Para migrar las máquinas virtuales a Azure o actualizar a la última versión de Windows Server, lo primero que se debe hacer es realizar un inventario de las aplicaciones y roles de servidor que se ejecutan en Windows Server 2008 y 2008 R2.

Una vez realizada esta labor, tan solo hay que ajustar los recursos para optimizar los costes, gestionarlos y reforzar la seguridad y el cumplimiento en todas las cargas de trabajo híbridas.

Con esta migración te podrás asegurar que tus sistemas, y por ende tu negocio, está totalmente protegido contra amenazas cada vez más sofisticadas.

En este enlace, podrás encontrar toda la información necesaria para migrar Windows Server 2008 a sistemas más modernos.