Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La agenda tecnológica del sector automoción, marcada por las regulaciones

  • Estrategias digitales

automovil

La industria automovilística vive un momento de reestructuración y de fuerte apuesta por la transformación digital. Ésta marca su agenda tecnológica, pero también las regulaciones, según reconocen tres de cada cuatro directivos del sector que han participado en el Informe Global sobre Automoción de 2019 de KPMG.

Más sobre Transformación Digital 

Moderniza los servicios de RR.HH. y aumenta la satisfacción de tus empleados

SAP HANA Platform: despliega todo su potencial en tu negocio

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente 

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

NetOps conoce a DevOps. Estado de la automatización de red

Cómo implementar automatización DevOps y lograr una verdadera agilidad cloud

Según la encuesta que recoge el estudio de la firma de servicios profesionales, en un momento de restructuración de la industria automovilística, la conectividad y la digitalización son las principales tendencias para los directivos del sector.

Por un lado, las empresas deben continuar invirtiendo y reforzando sus funciones tradicionales y, por otro, establecer una clara estrategia de posicionamiento ante las nuevas demandas del consumidor en materia de conectividad y digitalización.

Pese a ello, la mayoría de los directivos no creen que la rentabilidad de sus empresas vaya a decrecer.

En el estudio, KPMG advierte que los fabricantes de automóviles (OEM) se enfrentarán a unas condiciones más exigentes y una contracción de los mercados globales para las cuales deben prepararse. En este sentido, Begoña Cristeto, socia de KPMG en España, “estamos ante una nueva tormenta perfecta, que sitúa a la industria de automoción ante retos complejos y que obligarán, a diferencia de lo ocurrido en el pasado, a incorporar nuevas capacidades fuera de sus competencias tradicionales, para responder a las demandas de nuevos servicios de un consumidor más exigente”.

En lo que respecta a España, en su opinión, cuenta con experiencia contrastada y ejecutivos cualificados que han trabajado intensamente para hacer de esta industria un sector competitivo en escenarios adversos y globales y está ya trabajando para posicionarse en este nuevo ecosistema de movilidad. “La clave, que determinará en buena parte los resultados será la capacidad para incorporar estos cambios a la velocidad que el entorno va a requerir y con la diversidad que cada entorno local va a exigir”, añade Cristeto.

Las normativas impulsan la evolución
Los directivos del sector automoción opinan que el futuro de su negocio pasa por el desarrollo de diversidad de tecnologías que vendrán determinadas según el país, el uso del vehículo, los recursos disponibles y, sobre todo, la creciente relevancia del regulador.

Tres de cada cuatro (77%) directivos están convencidos de que, aunque los OEM han venido asumiendo la responsabilidad de la agenda tecnológica en las últimas décadas, esa función está siendo hoy dirigida por el regulador cuyos requerimientos de sostenibilidad establecerán las condiciones para el futuro. Al respecto, Dieter Becker, responsable global de Automoción en KPMG, señala que “las políticas industriales en Asia y Estados Unidos están aparentemente mucho más avanzadas que en Europa. El 83 % de los directivos chinos y el 81 % de los estadounidenses opinan que su país cuenta con políticas claras en la industria de la automoción; mientras que en Europa Occidental, tan sólo la mitad de los CEO tienen esa misma confianza”. 

Coches conectados pero también sostenibles
Es un tema que preocupa. Los fabricantes esperan un reparto igualado entre vehículos eléctricos, híbridos y de combustión interna en 2040.

Así, a nivel mundial se estima una distribución bastante equitativa de la fabricación entre vehículos eléctricos de batería (VEB, 30%), híbridos (25 %), vehículos eléctricos de pila de combustible (VEPC, 23%) y motores de combustión interna (MCI, 23%) para 2040, con los VEB a la cabeza de la lista.

Asimismo, según lo manifestado por los consumidores a nivel global, los híbridos representan la elección número uno como próximo automóvil, seguidos muy de cerca por los de MCI; mientras que se muestran menos interesados que en ediciones anteriores en los vehículos de batería y en los de pila de combustible.

El estudio se ha basado en los resultados de una encuesta realizada a nivel mundial en la que ha participado 3.000 personas, de las cuales 1.000 son directivos del sector de automoción (más de la mitad son altos directivos, CEO o presidentes).