Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Claves para allanar el camino hacia el coche autónomo

  • Estrategias digitales

vehículo coche

El sector del automóvil debe evolucionar desde un modelo centrado en el producto a otro orientado al cliente y a los servicios. Capgemini ha identificado las claves que se necesitan para que la comercialización de los vehículos autónomos sea un éxito en el futuro.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Sobre 2024 la oportunidad de negocio que representa el coche autónomo será más palpable ya que más del 50% de los consumidores podría tener como preferencia un vehículo de este tipo. La evolución será muy evidente, si tenemos en cuenta que ese porcentaje hoy está en el 25%.

Para que suceda esto, que es una de las principales conclusiones del estudio “The Autonomous Car: A Consumer Perspective”, los fabricantes de automóviles deben tener en cuenta las expectativas e inquietudes de sus futuros clientes, al tiempo que transforman sus propias operaciones desde un modelo centrado en el producto a uno orientado a los servicios y el cliente.

Capgemini ha identificado cuatro áreas principales de acción para acelerar el proceso hacia un futuro autónomo:

- Mantener informado al cliente: desde la perspectiva del consumidor, el automóvil está pasando de ser un medio de transporte a constituir prácticamente un asistente personal. Este cambio confiere una importante carga de responsabilidad a los fabricantes automovilísticos, que deberán ser honestos y transparentes en cuanto a las capacidades del vehículo y evitar el riesgo de interpretaciones erróneas.

- Comprender y reafirmar: el estudio muestra que los consumidores tienen una idea clara sobre la experiencia que esperan de un vehículo autónomo. Los fabricantes deberán tratar de comprender lo mejor posible estas expectativas de los consumidores e incorporarlas en el propio proceso de diseño, además de invertir en los elementos de protección y seguridad de los vehículos y realizar las comunicaciones informativas oportunas al respecto.

- Crear un ecosistema de servicios: las expectativas en torno al potencial de los vehículos sin conductor también ponen de manifiesto la necesidad de que los fabricantes de automóviles amplíen su oferta de servicios para los consumidores. Estos esperan una amplia variedad de experiencias en el interior del vehículo: ocio, trabajo, bienestar… Para ofrecer esas experiencias y convertirlas en oportunidades de negocio, los fabricantes deberán aliarse con nuevos socios tecnológicos, de contenidos y de comercio a fin de crear todo un ecosistema de servicios.

- Invertir en software: como sector industrializado en pleno proceso de transformación, las empresas de automoción deben integrar el enfoque de ‘autonomía’ en su estrategia corporativa general, en todas las divisiones de su negocio. Esto solo puede lograrse mediante el desarrollo de competencias de software, lo que requiere mejorar los conocimientos y capacidades de los empleados y desarrollar nuevas alianzas para asegurar su destreza digital en todas las funciones operativas.