Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Solo uno de cada cuatro consumidores prefiere un coche autónomo

  • Actualidad

Vehículo_autónomo_conectado

A día de hoy y en el horizonte de doce meses, solo el 25% de los consumidores preferiría utilizar un vehículo autónomo frente a uno tradicional. Sin embargo, su interés va en aumento, ya que más de la mitad (52%) tendría como preferencia un coche autónomo dentro de cinco años, en 2024.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

El estudio “The Autonomous Car: A Consumer Perspective", del Instituto de Investigación de Capgemini constata que el interés del consumidor por el coche autónomo va en aumento, si bien hay barreras para su adopción.

Hoy solo uno de cada cuatro preferiría un vehículo de este tipo, pero en el porcentaje se incrementará al 52% en solo cinco años.

La investigación, realizada a partir de una encuesta llevada a cabo en Alemania, Francia, Reino Unido, Suecia, China y EE.UU. en diciembre de 2018, ponen de relieve también que los consumidores observan grandes ventajas en términos de consumo eficiente de combustible (73%), la reducción de emisiones (71%) y el ahorro de tiempo (50%). Incluso más de la mitad de los consumidores (56%) afirma que estaría dispuesto a pagar hasta un 20% más por un vehículo autónomo que por uno convencional.

Los autores también detectan un cambio en la percepción de la movilidad: los usuarios creen que los coches autónomos tendrán un papel más importante en su vida cotidiana no solo en el hecho de conducir o no, sino también a la hora de llevar a cabo determinadas tareas rutinarias. En este sentido, el 49% de los encuestados se sentirían cómodos si un coche de este tipo realiza algunos recados en su lugar; más de la mitad (54%) confiaría a un vehículo autónomo la tarea de recoger o llevar a casa a amigos o familiares que no conduzcan, mientras que uno de cada dos (50%) espera que los vehículos autónomos les ayuden a ganar tiempo para poder realizar actividades sociales, de ocio, de trabajo o simplemente disfrutar del viaje.

Este trabajo identifica dos grupos que se muestran especialmente propensos a la opción autónoma: los consumidores chinos y los millennials. Sin embargo, pese al aumento de la percepción favorable, el interés y la expectación de los consumidores, siguen existiendo barreras para su adopción. Los consumidores consultados expresan que la compra o uso de un vehículo autónomo estará sujeta, entre otros factores, a la seguridad del vehículo (73%) y a la seguridad de sus sistemas (72%); frente a hackers, por ejemplo.

En palabras de Markus Winkler, responsable mundial de Automoción en Capgemini:“Nuestro estudio muestra un gran optimismo e interés entre los usuarios potenciales de vehículos autónomos. Hasta la fecha el debate se ha centrado en la evolución tecnológica de los automóviles sin conductor, por lo que resulta sumamente alentador que los futuros pasajeros sean conscientes de los potenciales beneficios que genera la tecnología. La expectación que despierta la experiencia con un vehículo autónomo en los clientes ejercerá sus efectos no solo en la industria del automóvil, sino también en otros sectores, como el de medios de comunicación y entretenimiento, el de distribución comercial y el de la salud, lo que sienta las bases para una multitud de oportunidades de negocio colaborativo”.