Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Transformar su función y la cultura organizativa, prioridades de RRHH en 2019

  • Estrategias digitales

Economia ideas

En general las prioridades de los departamentos de Recursos Humanos pasan este año por la transformación de la propia función y el refuerzo de la cultura organizativa como pilar para la transformación, según un estudio de KPMG Abogados.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Los departamentos de Recursos Humanos están priorizando este año la transformación de la propia función y el refuerzo de la cultura organizativa como pilar de su evolución digital. En 2018 la principal preocupación fue la implantación de sistemas, mientras que en 2019 es más importante hacer una buena integración de los sistemas implantados y formar adecuadamente a los empleados a la vez que se introduce la flexibilidad organizativa.

Según este trabajo de KPMG Abogados sobre las tendencias retributivas y de RRHH, las empresas españolas han empezado a ralentizar las subidas de salarios que realizaron en 2018 ya que para 2019 prevén incrementarlos un 2,2% de mediana incluyendo el Índice de Precios al Consumo (IPC), lo que supone un descenso del 0,6%. Las subidas más altas se prevén en el colectivo de mandos intermedios y profesionales senior, con un 2,4% en mediana, y las más bajas se producirán entre administrativos y operarios, de un 2%.

Para gestionar las subidas, el 60% de las empresas participantes disponen de una estructura formalizada de clasificación de niveles retributivos y grupos salariales, a lo que se suman el mérito y el desempeño, criterio que usan el 72% de las compañías en base a los objetivos y modelos de evaluación del desempeño que tienen establecidos.

Además de los salarios, las organizaciones tienen sistemas de retribución variable a corto y largo plazo y beneficios sociales, entre los que se priman el vehículo, el seguro de vida y el de salud privado.

Según Mónica San Nicolás, directora de Compensación General de Consejeros y de Directivos de KPMG Abogados, “la mayoría de las compañías tiene una sensación positiva acerca de las perspectivas para este ejercicio, lo que se materializa en todas las vertientes posibles relacionadas con el crecimiento como son los incrementos de plantilla, la transformación organizativa, los nuevos productos, el negocio y los mercados. El reto que tienen las empresas es gestionar este importante crecimiento cuando estos departamentos a su vez están inmersos en su propia transformación”.

Nuevas formas de trabajo
Además de los lógicos ajustes en materia de retribución, las empresas españolas están en pleno proceso de adaptación a nuevas formas de trabajo que se derivan, a su vez, de las nuevas formas de hacer negocio y de desarrollar productos.

Como es lógico, la forma de organización cambia sustancialmente dependiendo de si la empresa es una organización tradicional o nativa digital. En el caso de las primeras lo que se observa es su transformación en organizaciones ágiles, lo que supone un reto para la gestión tradicional de los Recursos Humanos porque las políticas de compensación se tienen que aplicar en el seno de equipos que trabajan con objetivos muy concretos y en plazos muy cortos de hasta tres semanas. “El reto es encontrar un modelo de reconocimiento y remuneración que responda a esta nueva realidad laboral”, dice San Nicolás.