Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El sector de la moda se transforma apostando por la personalización y una nueva ruta fashtech

  • Estrategias digitales

retail - moda

Un estudio ha identificado los factores que están impulsando la transformación de la moda. Entre sus conclusiones destaca que los grandes desafíos del sector han llevado a sus empresas a abandonar alguna de sus palancas de crecimiento y a impulsar nuevos 'drivers' de desarrollo.

La cuarta edición del informe “Global Fashion Drivers”, elaborado por Modaes.es y patrocinado por everis, analiza las decisiones tomadas por la industria en el último ejercicio por cien de las empresas más significativas del negocio de la moda a escala global e identifica los patrones más repetidos en estas decisiones estratégicas.

Según sus conclusiones, al operar en un entorno internacional, el sector de la moda se ve afectado “de forma relevante” por la guerra comercial entre Estados Unidos y China y así lo reconocen sus compañías. En este sentido, seis de cada diez aluden a la incertidumbre para referirse a la situación del comercio internacional, mientras que se mantiene la estrategia conservadora en las políticas de expansión de las empresas y una clara preeminencia de los mercados maduros.

Por ejemplo, sólo un 4% de los gigantes del sector puso en marcha en el último ejercicio una filial en el extranjero y, a pesar de las oportunidades en los mercados emergentes, el 47% centró su expansión en mercados maduros.

China es la excepción: la desaceleración económica y la guerra comercial que tiene como protagonista al país asiático, no impidieron que en 2018 el 40% de las empresas del sector apostara por China en su estrategia de expansión internacional. 

Aunque la guerra comercial preocupa,  las empresas continúan impulsando cambios para continuar seduciendo al consumidor. La personalización es, en este sentido, un claro motor de transformación del sector y una apuesta de buena parte de sus principales actores.

En 2018, la mitad de las empresas globales de la industria de la moda contaba ya con un club de fidelización, cuyo potencial ha crecido de forma exponencial gracias al impacto de las nuevas tecnologías y el teléfono móvil. Además, se mantiene en el 14% la implantación de la figura del chief client officer, un puesto idóneo para el abordaje de algunos de los restos actuales de las empresas del sector.

Destaca el informe, disponible aquí, que el 51% de las principales compañías de moda y lujo del mundo han reorientado su estrategia de cliente para seducir a nuevos públicos, en concreto, a las nuevas generaciones, millennials y Z, cuya irrupción en el mercado de consumo ha modificado por completo las reglas establecidas. Otro 43% de los gigantes del sector tiene en marcha herramientas de personalización en su servicio al cliente.

Tecnologías relevantes
Otro de los drivers recogidos en el informe son las fashtech. En este punto, el documento dice que cuatro de cada diez compañías ya hayan implantado la tecnología Rfid, y ahora se están abordando proyectos de Internet de las Cosas. Por el momento, una de cada tres empresas ya ha instalado dispositivos conectados en sus tiendas. Ahora bien, a pesar del creciente interés por las nuevas tecnologías, sólo el 10% de los gigantes del sector incorporó realidad virtual y sólo el 5% nuevos métodos de pago.

Otra tendencia en torno a la innovación y la tecnología es la entrada en el capital de empresas tecnológicas. En 2018, el 9% de los grandes grupos del sector realizó ya al menos una operación de este tipo para acelerar en I+D.

En cuanto a innovación, cerca de una décima parte de las grandes empresas del sector ha comprado una startup para reforzarse en innovación. Algunos de estos gigantes de la moda y el lujo crearon sus propias incubadoras de startups para avanzar en innovación reduciendo riesgos.