Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Tecnologías disruptivas que ayudan a seducir al consumidor digital

  • Estrategias digitales

Retail

En el escenario digital las relaciones entre las marcas y los consumidores están cambiando. Y en la década actual, la de los años 20 que acabamos de estrenar, va a seguir evolucionando la forma en la que se atrae al cliente. Una firma de benchmarking de datos para publicidad online ha analizado este proceso y las tecnologías disruptivas que lo están impulsando.

Con la llegada de Internet y de los dispositivos móviles el escenario ha cambiado de forma radical y ahora el consumidor juega un papel importante de cara al poder de información de un producto o una marca. Pero esto ha sido solo el principio, la base de los cambios que se están produciendo entre los clientes y las marcas, y de los que se van a producir.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Adjinn, compañía que firma este análisis, dice que el elemento que va a cambiar la forma de consumir va a ser el dato. “En un futuro no muy lejano las marcas y sus usuarios interactuarán a través del análisis contextual de datos”, asegura este especialista en benchmarking de datos para publicidad online.

En este contexto, hay una serie de tendencias y tecnologías que habrá que combinar para atraer al consumidor. Son éstas:

- Proximidad y humanización de la comunicación. La nueva tendencia es que las marcas se acerquen más a los consumidores porque buscan que las personas no les vean solo como un proveedor de productos, si no como alguien que se acerca a su vida cotidiana satisfaciendo una necesidad y aportando servicios.

- La voz ayudará a fidelizar. La voz va a ser clave para mejorar la interacción entre las marcas y los consumidores como mecanismo de fidelización. No tanto porque sea algo nuevo, sino porque va a permitir que mucha gente que no tenía acceso a buscadores como Google, o simplemente a bajar o encender la música lo va a poder hacer usando la voz. Los negocios que se consideran early adopters vertebrarán estrategias basadas en voz para establecer y fortalecer lazos con los consumidores con ofertas de servicios basados en voz que invitan al usuario a interactuar con la marca.

- Inteligencia artificial e Internet de las Cosas, un buen tándem. Con la proliferación del uso de la voz los algoritmos en los que se basan estas dos tecnologías se irán perfeccionando de tal modo que cuando un asistente virtual reciba una pregunta, será capaz de responder, de entre todas las posibilidades, a aquella por la que el usuario le está consultando. Esto irá abriendo poco a poco a la posibilidad de que la interactuación entre las marcas y los consumidores sean cada vez más natural y productiva, contribuyendo con cada interacción a que la marca conozca mejor los gustos y necesidades del consumidor, y a que el consumidor esté cada día más fidelizado con las marcas.

- El uso del vídeo para interactuar con el consumidor. La presentación en vídeo de nuevos bienes, con retransmisiones en directo del “unboxing” de productos ya es una estrategia de engagement que satisface muchos objetivos, explica esta compañía. Genera fidelidad entre los consumidores por la vía de la emotividad y una gran cantidad de datos para el fabricante, como es el número de usuarios conectados, de qué partes del mundo, qué les interesa más y desde dónde. El posterior análisis de estos datos permitirá a la marca personalizar aún más su oferta de producto y mejorar su estrategia de customer experience.

- La realidad virtual, para reforzar el contacto con los consumidores. Permitirá a las marcas interactuar directamente con el consumidor en un entorno compartido que ponen a disposición del usuario. Con la realidad virtual no se buscará llegar a muchas personas, sino tan solo -de una forma más contundente- a un selecto grupo de “embajadores” de la marca, que posteriormente podrán compartir con sus seguidores la experiencia, multiplicando así el impacto entre los futuros consumidores. Además, la marca puede probar en sus influencers aquello que funciona y lo que no para estar cada vez más cerca del consumidor.

- La personalización y el análisis de datos. Las marcas cada vez se preocupan más de tener las mejores fuentes de datos, porque es el correcto análisis de estos lo que les va a permitir desarrollar estrategias de personalización para conseguir las mejores experiencias para sus clientes.

- 5G como catalizador de oportunidades. Cuando llegue en 2020 cambiará mucho la forma en la que las marcas y los consumidores interactúan porque esta fórmula de relación entre los fabricantes y los usuarios podrá ser inmediata, algo que contribuirá a poner -todavía más- al usuario en el centro de todo. En paralelo, la interacción en tiempo real va a favorecer la humanización del trato dentro de un mundo de la digitalización extrema y contribuirá a la personalización del mensaje. En un mundo cada vez más globalizado, las empresas -al igual que los consumidores- se mueven cada vez más en pequeños grupos y buscan el mayor nivel de personalización en la interlocución con el consumidor.

- Omnicanalidad para estar siempre donde lo quiera el consumidor. Algo que ya está extendido en algunos países, pero que estandarizará hasta el extremo que las marcas tendrán tal conocimiento de sus clientes que serán capaces de establecer contactos solo por los canales deseados por los consumidores y serán capaces de satisfacer requerimientos en tiempo real por el canal elegido por el consumidor en cada momento.