Digitalización y entregas físicas, los principales retos del sector logístico

  • Estrategias digitales

logistica transporte envio

La irrupción de la pandemia ha hecho más evidente la necesidad de resolver una serie de retos que ya asomaban antes de su aparición, pero que ahora presionan a las empresas de logística, según un estudio sobre la evolución del comercio electrónico en España y el impacto en la actividad del sector. Digitalizar más los procesos y optimizar las entregas destacan entre los desafíos.

Recomendados: 

El dato: piedra angular de una experiencia customer-centric Webinar

La era de la experiencia de cliente sin contacto Leer

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer

La segunda edición del estudio CEL en torno a la logística del e-commerce identifica los principales retos del sector logístico en un momento marcado por el aumento de las ventas online, que ha generado la pandemia. Según concluye esta investigación, los principales desafíos, que ya se hacían patentes antes de la irrupción del coronavirus pero que son ahora más evidentes por el pico de la demanda experimentado en varios sectores, son la entrega física y la digitalización, si bien los participantes en este estudio destacan que en estos meses de crisis sanitaria, la implantación de tecnología para adaptarse a las circunstancias y su adaptación a ella por parte de los profesionales ha experimentado una evolución equivalente a tres años”.

Las encuestas realizadas a una muestra significativa de actores del e-commerce, muestran que los principales problemas que generó la crisis de la pandemia fueron la rotura del stock y los problemas de abastecimiento (19%), la rotación de productos (14%) y el incremento de pedidos por encima de la capacidad de respuesta (13%), tres factores relacionados entre ellos.

Como efecto derivado de la ruptura de las cadenas de suministro globales, emergió el reto de disponer de stock más cercano, “una tendencia que ya observábamos y que se ha vuelto más acuciante, teniendo en cuenta una tasa de disponibilidad que no supera el 6% en ninguna de las principales ciudades españolas”, sostienen los autores. En este sentido, las empresas de comercio electrónico ubican sus puntos de abastecimiento en entornos cercanos a la ciudad, facilitando así la proximidad de la mercancía a los centros de distribución. Ya en 2019, la primera y la tercera corona del mercado logístico de Madrid registraron más del 80% de la contratación de superficie, aumentando en plataformas refrigeradas y ‘cross-docking’ como tendencia destacada.

La crisis ha acabado repercutiendo en todos los sectores de la actividad empresarial de forma inequívoca, pero especialmente en el comercio electrónico, que ha vivido un importante repunte debido a las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias. Esto no es una excepción para el sector de la logística, que ha experimentado una transformación y ha conseguido adaptarse a los nuevos tiempos.

El sector logístico se encuentra más expuesto al contacto con un consumidor que a su vez es más exigente desde el punto de vista de los costes de envío, el plazo y lugar de entrega, o la trazabilidad del paquete. En respuesta, la logística se está esforzando por mejorar la programación flexible de la entrega; seguimiento en tiempo real de los pedidos y la comunicación directa con el repartidor. 

Este estudio ha sido realizado por el Centro Español de Logística (CEL) en colaboración con everis, y ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Coslada.