La digitalización ocupará un lugar destacado en las agendas del sector del Automóvil

  • Estrategias digitales

vehículo coche

El 69% de los directivos del sector Automoción en España consultados por KPMG asegura que las soluciones tecnológicas son un área de inversión para 2021, lo que tiene una ligazón estrecha con la convicción de que la transformación digital será clave para la generación de beneficios.

Recomendados: 

Transformando España. Nuevos impulsos para la evolución de la administración digital Webinar

La tecnología digital al servicio de la calidad Leer

La transformación tecnológica del sector de la construcción Leer 

El 57% de los directivos de Automoción cree que no recuperará la facturación precovid hasta más allá de 2022, según las conclusiones del informe de la consultora KPMG Perspectivas España 2021 sobre este sector. La valoración que realizan los directivos sobre la situación de la industria va siendo más optimista y un 43% considera que mejorará en 2021, tres puntos por encima de la media de las respuestas que da el conjunto de empresarios y directivos españoles.

Desde marzo de 2020 las matriculaciones de vehículos se han mantenido lejos de los niveles que se registraban antes de la pandemia y no parece que vayan a recuperarse hasta que la mejora de la economía sea percibida por el consumidor. Aún así, las perspectivas de facturación para 2021 son positivas y un 63% confía en que se incremente este año, si bien el 57% retrasa la vuelta a los niveles de ventas previos a la pandemia a más allá de 2022. “El impacto de la COVID-19 se percibe en las previsiones de empleo e inversión ya que el 52% de las empresas encuestadas prevé reducir su plantilla este año, mientras que el 53% asegura que tendrá que recortar su inversión”,  sostiene el documento.

La digitalización ocupará un lugar destacado en las agendas corporativas, ya que un 69% sitúa las herramientas tecnológicas como la principal área de inversión para 2021, mientras que un 78% la considera su principal reto a la hora de adaptarse a la nueva realidad. Para los próximos 12 meses los empresarios del sector prevén que la mejora de procesos sea su principal prioridad estratégica (74%), seguida de la transformación digital (62%), el desarrollo de nuevos productos (40%) y más de un 30% acceder al Plan Europeo de Recuperación Next Generation EU. Entre los principales riesgos destaca el de demanda para el 72% de los encuestados, bastante por encima de los regulatorios (46%) y tecnológicos (39%).

En lo que respecta a la transformación digital, la opinión mayoritaria es que será clave para la generación de beneficios: un 87% de los encuestados considera que generará mayores ingresos en la cadena de valor que los elementos técnicos del vehículo. Casi la mitad de las empresas del sector (49%) no cree que los motores de combustión sean sustituidos por otros sistemas de propulsión antes de 2030 y cuatro de cada cinco sitúa a partir de esta fecha la circulación de vehículos autónomos en nuestras carreteras. En este sentido, la práctica totalidad del sector cree que la regulación determinará la agenda tecnológica de los fabricantes.