Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las ventas de wearables solo crecerán un 5% en 2020 pero evolucionarán a buen ritmo en 2021 y 2022

  • Movilidad

Wearable reloj

La pandemia hará que se vendan 27 millones menos de dispositivos wearables, si se compara con las previsiones que se tenían antes de la crisis sanitaria, según un estudio de ABI Research. Sus expertos creen que la recuperación de este mercado se iniciará a la segunda mitad del año, y se consolidará en 2021 y 2022.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Los dispositivos portátiles se han visto afectados por la pandemia porque el interés del consumidor en comprar dispositivos no esenciales ha disminuido en el primer trimestre de 2020, a lo que habría que sumar los problemas que ha habido en la cadena de suministro. Las nuevas previsiones son que se vendan 254 millones en 2020, por debajo de los 281 millones pronosticados antes del brote de coronavirus. Según la firma, a pesar de esta importante caída, se lograrán superar las cifras de 2019, que concluyó con 241 millones de unidades vendidas. Al final, si se cumplen sus estimaciones, el crecimiento interanual será del 5% comparado con el 17% previsto.

Los dispositivos wearables de seguimiento de la salud y el bienestar están ayudando en la actual situación al estar siendo utilizados para monitorizar a distancia a los pacientes de Covid-19, pero será en la segunda mitad de año cuando sus ventas experimenten un pequeño progreso, con relojes inteligentes y dispositivos de seguimiento deportivo y de estado físico a la cabeza. Sin embargo, consumidores y empresas ahora preferirán aquellos que cuentan con más capacidades de monitoreo relacionadas con la salud.

Muchos dispositivos, como los de Apple, Samsung, Fitbit, Withings y Oppo, incorporan, o lo harán pronto, funciones de monitorización avanzadas como el seguimiento de ECG (electrocardiograma), detección de apnea del sueño y de arritmias, y medición de oxígeno en sangre. La incorporación de estas características en los dispositivos, particularmente los relojes inteligentes,  permitirá utilizar un único dispositivo para diferentes propósitos, en lugar de varios.

Para Stephanie Tomsett, analista de investigación de ABI, la pandemia de COVID-19 ha traído una mayor conciencia de salud a todas las personas en todo el mundo. A su juicio, “las ventas de wearables con funciones avanzadas de monitorización de salud comenzarán a crecer en la segunda parte del año y allanarán el camino para una ventas de 289 millones en 2021 y 329 millones para 2022, a medida que el mundo se recupera de la pandemia”.