El sector TIC-Digital está muy sano (digan lo que digan… otros)

  • Opinión

Tecnologia redes internet

“La revelación sorpresa de Snap Inc. de que sus ingresos y ganancias del segundo trimestre serán más bajos de lo esperado, hizo que sus acciones se desplomaran y provocó un debate sobre si los problemas de la compañía de redes sociales indican una desaceleración más amplia en el mercado de anuncios online” (WSJ).

Tribuna de opinión de Jorge Díaz-Cardiel, socio director de Advice Strategic Consultants

Es muy exagerado extrapolar lo sucedido a Snap a todo el sector tecnológico. En realidad, es absurdo. Tanto, como culpar a las empresas tecnológicas de la inflación, aumento de los tipos de interés, la invasión rusa de Ucrania y la desaceleración económica en China. Es un sinsentido provocado por analistas que hacen previsiones de ingresos y beneficios muy elevadas -fuera de la realidad-, como si viviéramos en la “Burbuja Dot.com del año 2000” generando expectativas imposibles de cumplir. Y, también, responsabilidad de medios de comunicación que, de insensata manera, interpretan la economía y la vida de las empresas como si de una montaña rusa se tratara.

El sector TIC está sano y crece en todos los parámetros. El contexto en América, cuna de la innovación, computación y digitalización es bueno: la economía de EE. UU. agregó 428,000 empleos en abril (duodécimo mes consecutivo de creación de empleo y la tasa de desempleo se mantuvo en 3,6%). Las ventas minoristas de EE. UU. crecieron un 0,9 % en abril, porque los compradores estadounidenses aumentaron el gasto retail por cuarto mes consecutivo, aunque la inflación se mantuvo cerca de su nivel más alto en cuatro décadas. El mes previo, marzo, tuvo un comportamiento positivo parecido en el consumo, 70% del PIB americano. Buena noticia, pues.

Los presupuestos de marketing de las empresas han aumentado al 9,5% sobre los ingresos totales de las compañías en 2022, según la Encuesta anual de gastos de CMO realizada por Gartner Inc. La cifra representa un aumento del 6,4% sobre lo invertido en 2021, según Gartner. Las empresas aumentan su inversión en marketing cuando creen que podrán generar demanda. Segunda buena noticia, por tanto.

En tercer lugar, el mercado de M&A (fusiones y adquisiciones) en el sector tecnológico está por las nubes: mejor señal, imposible…; veamos:

La adquisición de la compañía de software ManTech International por parte de Carlyle Group por 4.2 billones de dólares, sugiere que el capital privado podría ser más optimista con respecto a los contratistas de defensa y seguridad nacional, según los expertos.

Broadcom podría comprar VMware por 60.000 millones de dólares. Sería, este año, la segunda compra más importante del sector en volumen, tras la compra de Activision Blizzard por Microsoft. Broadcom, un fabricante de chips, que hace años adquirió Brocade, CA Technologies y Symantec, sigue buscando diversificar su negocio con la intención de comprar VMware, empresa de virtualización cuyo dueño en Michael Dell, también fundador de Dell Technologies que, en su momento, compró EMC y VMware. Suma y sigue: Prologis ofrece comprar Duke Realty por 23.700 millones de dólares; el objetivo es agregar más espacio físico al servicio del mercado de comercio electrónico.

Y está el pifostio/chachondeo del siglo, con Elon Musk (Tesla, SpaceX, etc) jugando al ajedrez para hacerse con Twitter a precio de saldo. El acuerdo de Elon Musk para comprar Twitter por 54,20 dólares se desinfla y las acciones de Twitter están actualmente un 15% por debajo del precio acordado. Musk se ríe y los de Twitter se están volviendo locos…

Y llegó Shopify. La empresa canadiense de comercio electrónico reveló su adquisición por 2.1 billones de dólares del proveedor de tecnología de “fulfillment” Deliverr. Shopify, la plataforma de retail online, integrará la tecnología de la startup, con la suya propia, para impulsar la competencia con las amplias capacidades logísticas de Amazon.

Dell ve que las ventas de PC se están desacelerando debido a la normalidad post-pandémica. Pero el fuerte enfoque de Dell en el mercado corporativo le está ayudando a ganar cuota de mercado, donde apenas estaba. Es lo que se llama en economía, encontrar un “blue ocean”.

En el mundo de los videojuegos, unos, como Sony y Nintendo esperan una desaceleración del crecimiento de las ganancias, justo cuando Microsoft y otros rivales están invirtiendo dinero en juegos y, como vimos antes, en comprar empresas como Activision. Obsérvese que Sony y Nintendo no hablan de entrar en pérdidas, sino de ganar menos, que es muy diferente.

IKEA apuesta fuerte por cambiar los hábitos de los consumidores: la república independiente de los muebles, IKEA, ha anunciado una inversión de más de 3.000 millones de dólares para abrir nuevas tiendas en los centros de las ciudades y equipar las ubicaciones existentes para que sirvan como centros de distribución para los pedidos online, debido a los cambios en los patrones de compra del comercio minorista que van hacia el comercio electrónico.

La inflación está afectando a los grandes distribuidores. Walmart dijo que los costes más altos de los productos, la cadena de suministro y los empleados afectaron sus ganancias trimestrales. También, su rival Target Corp. registró ganancias trimestrales más débiles de lo esperado y dijo que preferiría absorber costes más altos que aumentar los precios para los compradores. Los inversores se deshicieron de las acciones de los gigantes minoristas tras los decepcionantes resultados, ya que la inflación se mantiene cerca de su nivel más alto en cuatro décadas. Las acciones de Walmart perdieron un 11%. Netflix sufrió mucho en bolsa, porque obtuvo menos suscriptores de los que esperaban los analistas: no digo nada (de los analistas, que no se sabe en qué mundo ideal de Peter Pan viven).

En Distribución, los problemas continúan: las empresas reducen los pedidos y acumulan inventario a medida que continúan las interrupciones en el suministro. Los retailers continúan batallando con los retrasos en el envío de bienes muy necesarios, ya que los puertos en China y en otros lugares siguen obstruidos, las empresas de camiones luchan por encontrar conductores y la demanda se mantiene alta. Una tormenta perfecta a la que se suma la guerra de Ucrania y la escasez de componentes y chips y semiconductores, que lleva a Intel, AMD y Nvidia a aumentar su producción.

Big Tech arrastra a los mercados en medio de una caída más amplia de las bolsas: Apple, Microsoft, Amazon, Tesla, Google (Alphabet) y Facebook (Meta) representaron el 25 % del S&P 500 de cara a 2022.

Los beneficios de Applied Materials aumentan, pero persisten los problemas de la cadena de suministro: el fabricante de equipos de semiconductores reportó ventas y ganancias por debajo de las estimaciones de los analistas, lo que hizo que las acciones bajaran. De nuevo, los analistas…, porque la empresa obtuvo buenas ganancias. Como le ha sucedido a un peso pesado de la tecnología, Cisco: las proyecciones de los analistas no se cumplen por segunda vez. Cisco, conocido por sus equipos y software de redes y seguridad reportó ingresos de su tercer trimestre fiscal (finalizó el 30 de abril) que se mantuvieron estables -año sobre año, o YoY-, en 12.8 billones de dólares, es decir, un 4% por debajo de las proyecciones de los analistas. De nuevo, buenos resultados, pero decepción de analistas preocupados por su millonario bonus.

Los gigantes de la publicidad digital Google, Facebook y Amazon vuelven a obtener beneficios de la publicidad online acordes con la nueva normalidad tras la pandemia. Se produce una desaceleración de los ingresos publicitarios online, a medida que los comportamientos de los consumidores reanudan los patrones anteriores a Covid: lógico. Esa desaceleración fue causada por una confluencia de eventos, incluidos los temores a la inflación, la escasez de componentes, problemas en la cadena de suministro, la guerra en Ucrania, un regreso gradual a la normalidad dos años después de la pandemia, el aumento continuo de TikTok y los recientes cambios de privacidad de Apple Inc.

Los ingresos de Uber se duplican, pero sus acciones caen, después de que Lyft advirtiera de costos más altos debido a la escasez y exigencias de los conductores: La problemática de Lyft sobre el aumento de los incentivos para atraer a los conductores (aumento de costes) contrarresta la perspectiva alcista de Uber de una mayor demanda de viajes y entregas sólidas.

En cambio, en la televisión en streaming hay buenas noticias. Disney informa aumento de suscriptores de su plataforma online Disney+. Y Paramount+ suma 6,8 millones de suscriptores en el primer trimestre de 2022. La principal plataforma de transmisión en streaming de Paramount Global se benefició del contenido original que incluye "Halo" y una serie de "Star Trek", así como los juegos de la Liga Nacional de Fútbol Americano.

El aumento mejor de lo esperado para el servicio de transmisión-streaming de Disney contrasta con una disminución en el total de suscriptores de Netflix durante los primeros tres meses del año.

Por su parte, Intel recupera su lustre con su nuevo CEO, Pat Gelsinger y AMD se vuelve más “grande, mejor y más barata” (= “bueno, bonito, barato”, derechos de autor de mi madre). El negocio del fabricante de chips está en auge, mientras que los temores de una desaceleración de la PC han reducido la prima de las acciones.

En cambio, las acciones de Amazon cayeron un 14% a 2.485,63 dólares por acción, el precio de cierre más bajo desde junio de 2020 y su mayor caída en un día desde julio de 2006. ¿Está preocupado Jeff Bezos? No. Entre 1995 y 2015 (¡20 años!), Amazon solo generó pérdidas, pero los inversores no retiraron su apoyo, porque apreciaban el esfuerzo inversor de Amazon, que es lo que está pasando ahora con las inversiones billonarias de Amazon en cloud computing con AWS (mercado del que es líder, seguido por Microsoft Azure y Google Cloud) e Inteligencia Artificial (Alexa); robótica para los centros de distribución y el Internet de las Cosas. Jeff Bezos piensa siempre a largo plazo.

Los que sí han dado un susto de muerte son las criptomonedas: Bitcoin, TerraUSD, Luna y otras criptomonedas se están hundiendo. Bitcoin bajó paulatinamente de valer 80.000 dólares a 60.000 y, de ahí a 26.000 dólares. Siendo este un tema sensible que afecta a millones de inversores, mejor pasarlo por alto, para no hacer llorar a nadie.

Acabamos con China, cuya economía se resiente mucho de la pandemia y los autoimpuestos confinamientos con la consiguiente caída de la fabricación. Y tiene su efecto en las empresas tecnológicas. Tencent publicó la caída de ingresos más pronunciada desde su OPV. El resurgimiento de la pandemia de China y su represión regulatoria contribuyeron a la caída de ganancias trimestrales de Tencent. Lo sucedido a Tencent es un mal augurio para la tecnología china y sus empresas.

Y, en España, Telefónica anuncia que su filial tecnológica Telefónica Tech obtuvo facturación y beneficios récord en 2021. Como la famosa canción de los años setenta, acabo con aquello de "que se mueran los feos, que se mueran los feos, toítos, toítos, toítos, se mueran los feos”.

El que quiera entender, que entienda.

Jorge Díaz-Cardiel. Socio director general de Advice Strategic Consultants. Economista, Sociólogo, Abogado, Historiador, Filósofo y Periodista. Ha sido Director General de Ipsos Public Affairs, Socio Director General de Brodeur Worldwide y de Porter Novelli International; director de ventas y marketing de Intel Corporation y Director de Relaciones con Inversores de Shandwick Consultants. Autor de miles de artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado una veintena de libros, sobre economía, innovación, digitalización y éxito empresarial. Es Premio Economía 1991