Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los partidos políticos podrán recopilar información de los ciudadanos para dirigir mensajes electorales

  • Seguridad

espiar_ojo_vigilancia

El Senado acaba de aprobar una ley en virtud de la cual los partidos políticos podrán recopilar datos personales de los ciudadanos obtenidos en Internet y sin que sea necesario su consentimiento, para la realización de actividades políticas en periodos electorales.

El Senado acaba de aprobarla Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales, que ya había sido ratificada por unanimidad en el Congreso de los Diputados, en virtud de la cual los partidos políticos podrán recopilar datos personales de los ciudadanos obtenidos en Internet sin que sea necesaria la autorización de estos.

Tal y como publica El Mundo, para aprobar esta Ley se ha tenido que reformar la Ley Electoral. A partir de ahora, todas las formaciones políticas podrán acceder a información, como opiniones políticas, y así poder utilizarla para la realización de actividades políticas en periodos electorales. Esto significa, que los partidos políticos podrán realizar propaganda electoral “a medida”, la cual es más personal y efectiva a la hora de captar el voto.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Así, los partidos políticos podrán enviar mensajes, emails o, incluso, hacer llamadas telefónicas en busca de votos. Esto es importante para las formaciones que son conscientes de que en el mundo en el que nos encontramos, el dato es el valor más importante.

El Artículo 58 bis considera que recopilar datos personales relativos a las opiniones políticas se encontrarán “amparadas en el interés público” siempre y cuando se ofrezcan garantías.

La información se recogerá de páginas Web y “otras fuentes de acceso públicos” y el envío de propaganda electoral a través de “medios electrónicos o sistemas de mensajería”, al igual que “la contratación de propaganda electoral en redes sociales o medios equivalentes”, no tendrá consideración de comunicación comercial.