Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Por qué contratar una ciberpóliza?

  • Seguridad

seguridad generica 3

Un estudio de Forrester Research para Hiscox profundiza en las razones por los que las empresas están planteándose la contratación de un ciberseguro. El conocimiento experto, su posible obligatoriedad en el futuro para determinados trámites o la experiencia de las aseguradoras en la gestión de ciberataques, son algunos de ellos.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

El informe Cyber Readiness Report 2019 profundiza en los motivos que llevan a una empresa a contratar un ciberseguro. Según los directivos y responsables de ciberseguridad españoles que prevén contratar este seguro, el 36% valora el conocimiento especializado de las aseguradoras, el 32% afirma que será obligatorio por ley o un requerimiento para poder ser firmar acuerdos con otras compañías, y también el mismo porcentaje (32%) valora de manera positiva la experiencia que las aseguradoras aportan al haber gestionado ciberataques con anterioridad. Por último, entre las razones este año aparece, mencionada ya por el 9% de los entrevistados, la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR, en sus siglas inglesas).

Las ciberpólizas se están consolidando como un activo necesario para nuestro plan y cartera de gestión de riesgos. En este sentido,  José Antonio Rubio, Doctor Ingeniero en Ciberseguridad y Confianza Digital de la firma, señala que “otro factor importante a considerar es el creciente coste asociado a los incidentes de seguridad, debiendo tener en cuenta cuestiones como la contratación de servicios legales, realización de análisis forense, procesos de notificación a los afectados, o la puesta en marcha de servicios de call center para atender las solicitudes de información por parte de los clientes. Una situación que de no gestionarse oportunamente puede desembocar en importantes pérdidas económicas”.

Por otro lado, los servicios complementarios a la póliza que más valora el tejido empresarial español son: la formación para empleados, nombrado casi por casi seis de cada diez empresas (57%) y la asesoría de riesgos (56%), ambas con 13 puntos de crecimiento respecto a 2018; también se demanda software de prevención (48%), simulacros o test de vulnerabilidad (34%), consultoría (33%), asesoramiento sobre amenazas (28%) e información actualizada del universo de la ciberseguridad (11%). 

Según la aseguradora especializada en productos para empresas, “hay que tener muy en cuenta que la cobertura financiera, o sea que la aseguradora responda con una indemnización económica ante un siniestro, baja de ser la segunda razón en 2018 a la cuarta posición este año. “Este aspecto refleja cómo una póliza de ciberseguridad va más allá de lo que entendemos normalmente por un seguro. En este ramo no basta que alguien te compense económicamente si se produce un incidente, los directivos españoles lo que valoran es un verdadero socio capaz de aportar experiencia y conocimiento a la hora de evitar el incidente, gestionar los ataques o mitigar sus efectos en el negocio”, concluye.