Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Estos son los ciberdelitos que más han proliferado desde el brote de coronavirus

  • Seguridad

Ciberseguridad-generica

El cibercrimen ha adaptado su forma de operar desde que se inició la pandemia y así lo evidencia un estudio de Europol. Han proliferado las campañas de ransomware y phishing, la actividad de grupos con intereses geopolíticos y la distribución de material de explotación sexual infantil, según el cuerpo policial europeo.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

Los ciberdelincuentes han tenido una rápida reacción a la hora de explotar la pandemia global. Lo han constatado las autoridades nacionales y también la Europol en un reciente informe.

Tras monitorizar el impacto del Covid-19 en el panorama cibercriminal, el informe destaca que la actividad delictiva cibernética ha sido la más visible si se compara con el resto de actividades delictivas, y que han sabido los ciberdelincuentes han sabido adaptarse rápidamente a la situación, capitalizando las ansiedades y temores de la población.

Los autores resaltan también la gran cantidad de campañas de ransomware y phishing, que pueden aumentar su alcance y escala. Además, habla de grupos criminales que pretenden explotar la crisis sanitaria para avanzar en sus intereses geopolíticos.

Por si esto fuera poco, algunos indicadores muestran también un aumento de la actividad en torno a la distribución de material de explotación sexual infantil. 

En definitiva, la agencia policial europea ha confirmado el dinamismo de la actividad delictiva y ha ratificado que tiene “el potencial de aumentar aún más”, ya que, hay un número récord de gente confinada en sus casas utilizando los servicios online en la UE, lo que les convierte en “víctimas potenciales”, al mismo tiempo que los delincuentes han multiplicado las formas de aprovecharse de la situación.