Estos son los retos de ciberseguridad tras un año de pandemia

  • Seguridad

Ciberseguridad estrategia

Más de la mitad de los líderes empresariales reconocen que las políticas de seguridad no han podido seguir el ritmo de los cambios que se han producido en el último año, que ha estado muy marcado por la introducción del trabajo en remoto. Esta cuestión emerge como prioridad para evitar riesgos.

Recomendados: 

Demostración de un ataque dirigido a entornos OT Webinar

Ciberseguridad industrial, protegiendo las redes IT y OT Leer 

Ciberseguridad orientada al futuro Leer 

Un año después de la pandemia, y tras la introducción del trabajo remoto, la seguridad corporativa no está a la altura de la nueva normalidad. Así lo pone de manifiesto una reciente encuesta realizada por Fujitsu a 331 altos ejecutivos de organizaciones de 14 países, que sugiere que las organizaciones corren el riesgo de un aumento de las superficies de ataque y que existe claramente una reticencia generalizada de los empleados a informar sobre posibles incidentes de seguridad.

El 54% de los encuestados es incapaz de garantizar que las políticas de seguridad se adapten a los cambios significativos que se han producido en el último año. Esto sugiere que las empresas se están exponiendo innecesariamente a la ciberdelincuencia, un hecho respaldado por el aumento de los incidentes notificados por organizaciones. Además, alrededor del 48% de los empleados no técnicos y el 37% de los empleados técnicos son reacios a informar sobre las amenazas de seguridad que encuentran, poniendo de manifiesto una reticencia generalizada a tomar las medidas adecuadas, lo que sugiere que la aplicación de un cambio cultural debería ser una prioridad empresarial para el año que viene.

Por otra parte, el 45% cree que la mayoría de las personas de su organización piensa que la ciberseguridad no tiene que ver nada con ellos y el 61% cree que su formación actual en este aspecto es ineficaz. El aburrimiento, la falta de orientación y el contenido genérico contribuyen a la falta de sentido de pertenencia. Al trabajar en remoto, los empleados se sienten menos capaces de pedir a un compañero de trabajo un consejo casual sobre cuestiones de seguridad.

Además, permitir el trabajo desde casa llevó a un aumento del uso de los servicios en la nube, y muchas organizaciones relajaron las restricciones de acceso a las redes y datos corporativos, a través de dispositivos personales y redes domésticas no seguras. En consecuencia, muchas compañías también han visto aumentar exponencialmente su exposición a los ciberataques, lo que deja a los responsables de TI con mucho trabajo por hacer.