Los emails no deseados ya suponen el 40% de las entradas en los buzones corporativos

  • Seguridad

email seguridad

Según un estudio de Hornetsecurity, cuatro de cada diez emails que se reciben en los buzones de correo corporativo son no deseados. El phishing sigue siendo la forma más común de ataque por correo electrónico y representa el 39,6% de las amenazas detectadas.

  Recomendados....

» Foro Administración Pública Digital: progreso y vanguardia Acceso
» Plataformas de comunicaciones empresariales bajo suscripción Guía
» Desarrollo de Apps móviles con low-code en sector industrial y servicios de campo  Webinar

Las comunicaciones digitales en el entorno laboral tienen que estar más protegidas ante el aumento de las ciberamenazas. Los expertos en ciberseguridad de Hornetsecurity analizaron más de 25.000 millones de correos electrónicos y la conclusión es que el 40,5% de los que llegan a la bandeja de email corporativo son no deseados.

El phishing sigue siendo la forma más común de ataque por correo electrónico y representa el 39,6% de las amenazas detectadas. De acuerdo con los datos del estudio, los actores de amenazas utilizaron principalmente compresores de archivos (ZIP, 7z, etc.) para entregar cargas útiles que, en total, representaron el el 28% de las amenazas, un poco menos si se compara con el porcentaje el 33,6% del año pasado. En cambio, los archivos HTML aumentaron del 15,3% al 21% y DOC(X) del 4,8% a 12,7%.

Los especialistas de Hornetsecurity destacan también que desde que Microsoft desactivó la configuración de las macros en Office 365, se ha producido un aumento significativo de los ataques vía HTML que utilizan archivos LNK o ZIP embebidos para distribuir malware.

El estudio dedica también un espacio al análisis de otras ciberamenazas, aparte de las relacinadas con el correo electrónico y las plataformas de comunicación empresarial. Por ejemplo, ha detectado un aumento de los ataques de suplantación de identidad de marca a través de redes sociales de empresa. En este campo destaca LinkedIn, que supone el 22,4% de los intentos detectados a nivel mundial (un 3,5% más que el año pasado).