Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Grandes compras tecnológicas que han sido un éxito... y que fracasaron

  • Actualidad

Acuerdo integracion

En los últimos años el sector tecnológico ha protagonizado grandes compras, algunas de ellas han tenido los resultados esperados, pero otras no cumplieron con las expectativas a pesar del importante desembolso económico que se realizaron en ellas. Éstas son algunas de las compras tecnológicas que han sido un éxito y que también fracasaron.

La adquisición de Red Hat por parte de IBM ha sido la última gran compra que se ha producido en el sector tecnológico. IBM va a desembolsar 34.000 millones de dólares por hacerse con el control de una compañía en expansión que, además, le puede aportar muchos beneficios.

A priori, y según los principales analistas, esta operación tiene todos los ingredientes para que sea un éxito y siga la estela de otras grandes compras que, tras contar con la aprobación de juntas directivas, accionistas y organismos regulatorios, comenzaron su andadura con las dificultades propias de una integración, pero que poco a poco se han ido consolidando.

En el apartado de compras que resultaron un éxito se encuentran la de EMC por parte de Dell, la primera gran adquisición que alcanzó un valor de 67.000 millones de dólares y que se produjo en 2015, o la de JDS Uniphase y SDL, que alcanzó los 41.000 millones de dólares y que se produjo en 2000.

Otras grandes compras que están obteniendo el beneficio esperado han sido la de la división de PC de IBM por parte de Lenovo, la de LinkedIn por parte de Microsoft, la de WhatsApp por parte de Facebook o la de Instagram también por parte de Facebook.

También ha habido otras compras que finalmente no se llevaron a cabo y que, de haberse producido, podrían haber cambiado el panorama de algunos sectores tecnológicos. Este es el caso de Broadcom, quien llegó a ofrecer 130.000 millones de dólares por Qualcomm, una operación que fue vetada por Donald Trump, presidente de Estados Unidos, al considerar que ésta era un peligro para la seguridad nacional. Finalmente, y ante la imposibilidad de adquirir Qualcomm, Broadcom anunció el pasado mes de julio la adquisición de otra compañía estadounidense, CA Technologies, por la que va a pagar 18.900 millones de dólares. En este caso, todavía es pronto para conocer si será un éxito o un fracaso.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Compras que fracasaron

Pero no todas las compras en el sector tecnológico han sido un éxito. Han sido muchas las adquisiciones que, o han fracasado, o no han dado los resultados esperados.

Fue en septiembre de 2001 cuando se anunció una de las primeras grandes compras de este sector: HP adquiría a uno de sus principales rivales: Compaq, por 25.000 millones de dólares. En ese momento, los principales analistas del sector consideraron que éste era un movimiento acertado al considerar que existían grandes sinergias. Finalmente, los resultados no fueron los esperados.

En el apartado de compras que no resultaron ser lo esperado también se encuentra otra que, en su momento, causó un gran revuelo. La de Nokia por parte de Microsoft. En 2013, Steve Ballmer, por aquel entonces CEO de Microsoft, y Stephen Elop, CEO de Nokia, anunciaron a bombo y platillo la adquisición por 7.500 millones de dólares. El objetivo era lograr que el sistema operativo de Microsoft, Windows Mobile, compitiera de tú a tú con los dos grandes dominadores: Android y Google, además de lograr que Nokia recuperara el terreno perdido en la venta de móviles en favor de Apple o Samsung. Nada más lejos de la realidad. Hace ahora justo un año, Microsoft anunciaba que abandonaba definitivamente la venta de móviles, aunque seguirá desarrollando apps.

Y en el mercado de la movilidad se encuentra otra de las grandes compras que también resultaron ser un fiasco. Se trata de la protagonizada por Google y Motorola Mobility. El buscador desembolsó 12.500 millones de dólares por la división de smartphones de Motorola en 2011, dos años y medio más tarde decidió vender la misma a Lenovo por 2.900 millones de dólares. Se dice que Google compró Motorola por su propiedad intelectual pero que realmente nunca estuvo interesado en el negocio de Motorola.

Según los analistas, un factor clave para que una compra sea un éxito es la manera en que la compañía adquirida se integre en la estructura de la compradora, además de la forma en que se puede potenciar la venta cruzada o si los negocios de ambas realmente son complementarios.

Bárbara Madariaga