Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Cuáles pueden ser las consecuencias para el Reino Unido de un Brexit duro?

  • Actualidad

Brexit

Con la falta de acuerdo interno en el Reino Unido se está complicando el proceso del Brexit, a falta de dos meses de su salida definitiva de la Unión Europea, y todos los indicadores muestran que esto podría afectar de forma muy seria a diferentes ámbitos de la economía del país, entre ellos, el tecnológico.

Más sobre Transformación Digital 

Moderniza los servicios de RR.HH. y aumenta la satisfacción de tus empleados

SAP HANA Platform: despliega todo su potencial en tu negocio

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente 

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

NetOps conoce a DevOps. Estado de la automatización de red

Cómo implementar automatización DevOps y lograr una verdadera agilidad cloud

El sector tecnológico, entre otros muchos, ya ha expresado su gran preocupación sobre esta situación, ya que la salida sin acuerdo podría afectar negativamente a muchas empresas, que no están preparadas para un Brexit duro. Incluso han abogado por una nueva consulta pública.

Pero en los últimos días se ha incrementado mucho la tensión en el Reino Unido, ya que la falta de consenso en las filas políticas está complicando las negociaciones con la UE. Esto ha incrementado la preocupación de numerosas entidades del país, como el colegio profesional de computación BCS (The Chartered Institute for IT), que representa a la industria en el país. En un comunicado han advertido que la salida de la Unión Europea sin acuerdo provocaría un gran daño a largo plazo a la economía digital, afectando a campos vitales para el desarrollo y la competitividad del Reino Unido, como la ciencia y la innovación.

Según su opinión, el Brexit duro, comprometería la posición de liderazgo del país en la economía digital, y que las restricciones de libre circulación de las personas y los datos, y la falta de financiación europea dañarían seriamente a la economía nacional. En palabras de Bill Mitchel, jefe de política de BCS, “Sin una mejor preparación, es probable que un Brexit sin acuerdo cause daños duraderos en áreas tan extensas como llenar vacantes de tecnología para confiar en la fiabilidad de las organizaciones de investigación del Reino Unido. BCS cree que el gobierno del Reino Unido debe actuar rápidamente para proporcionar claridad a la comunidad de ciencia e innovación en el corto y mediano plazo, al mismo tiempo que hace lo necesario para brindar una visión clara a la comunidad de ciencia e innovación del Reino Unido. Ya sea que el curso implique mantener el estatus Quo por un período de tiempo, o trazando un curso diferente para hacer los cambios tan necesarios en el sector de TI que garantizarían nuestra continuidad como líder mundial digital”.

Las preocupaciones de esta y otras importantes organizaciones del país vinculadas a la investigación, la tecnología y los negocios digitales se centran en que una ruptura abrupta de las relaciones con la Unión Europea afectará especialmente a las áreas digitales, tan dependientes de los datos. Esto se debería a que el Reino Unido quedaría fuera del marco de la ley de protección de datos GDPR, y sin un acuerdo sería complicado compartir información con la Unión Europea en ambos sentidos. Por ello, se limitaría enormemente la colaboración académica en diferentes campos de investigación, y los negocios digitales se verían seriamente afectados.

Además, al bloquear la libre circulación de las personas el Reino Unido se vería muy limitado para la contratación de personal cualificado en los nuevos ámbitos y tecnologías digitales, algo que llevaría tiempo solucionar, y que frenaría la competitividad del país. Estas y otras cuestiones están afectando al sector tecnológico, ya que los últimos informes muestran que se están frenando los proyectos de grandes empresas del país, y también ciertas inversiones extranjeras estratégicas para el Reino Unido.