Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El dilema de los datos tras el no al acuerdo del Brexit

  • Seguridad

Brexit

La negativa del Parlamento del Reino Unido al acuerdo sobre el Brexit abre varias alternativas a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, entre ellas un Brexit duro. Esto provocaría que las empresas tuvieran que prepararse para el fin de la transferencia de datos.

El pasado martes el Parlamento del Reino Unido votó en contra del acuerdo alcanzado entre el Gobierno de Theresa May y la Unión Europea. Con la negativa se abren varias alternativas que van desde la celebración de un segundo referéndum hasta un Brexit duro y con ellas muchos se preguntan qué va a pasar con cuestiones como la transmisión de datos entre Gran Bretaña y la Unión.

Más sobre seguridad

¿Cómo gestionar los riesgos y la seguridad en 2019? 

Guía de los líderes de red para proteger la SDWAN 

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Estado de la ciberseguridad industrial en 2018 

Informe SophosLabs 2019 Threat Report 

Todo lo que deberías saber sobre las amenazas cifradas 

La BBC recoge las advertencias realizadas por la Direct Marketing Association (DMA) que representa a la mayoría de las compañías que basan su negocio en los datos. La organización asegura que cualquier compañía que transfiera datos entre el Reino Unido y cualquier país miembro de la UE tiene que estar alerta ante la posibilidad de que GDPR deje de aplicarse en el Reino Unido.

En su opinión, para que la libre transmisión de datos continúe, la UE tendría que brindar un acuerdo similar al que ya tiene con 12 países que no pertenecientes a la Unión, algo que “no está claro que suceda” a corto plazo. Esto provocaría una situación de incertidumbre que “potencialmente podría detener los flujos de datos entre la UE y el Reino Unido”.

Esto afectaría a todo tipo de empresas, desde las grandes compañías de procesamiento de datos británicas que cuenta con clientes e, incluso, con un centro de datos en la UE, las cuales podrían encontrarse con que no podrían mover los datos perdiendo el control de los mismos, hasta las pequeñas empresas de comercio electrónico que para continuar con sus negocios tendrían que necesitar una cláusula contractual estándar aprobada por la UE.

El dilema sobre qué va a pasar con la transferencia de datos ha llevado a empresas británicas grandes a trasladar sus centros de datos a otros países de la Unión Europea. La DMA asegura que las compañías de mayor tamaño están preparadas ante la posibilidad de que se produzca un Brexit duro, algo que para las más pequeñas es más complicado. “No queremos ser alarmistas, la transferencia de datos continuará, pero a un coste mayor”.  No obstante, alerta que la incertidumbre “y el mayor coste” podría reducir la inversión. “Las empresas podrían optar por hacer menos negocios aquí”.

Prepararse para un Brexit duro “requiere identificar las transferencias de datos actuales y futuras entre la UE y el Reino Unido y asegurare de que las empresas británicas se convierten en importadores seguros de datos en los acuerdos de transferencia”, se destaca desde Hogan Lovells. “Un Brexit sin acuerdo implica mayor burocracia, no menos”.