Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Un 67% de los empleados españoles necesitan mejorar sus habilidades

  • Actualidad

formación_desarrollo

El 67% de los trabajadores españoles reconoce que necesita formación para mejorar sus habilidades y ser más eficaces en sus puestos de trabajo, según un informe de Gallup. El documento señala que los empleados son conscientes de la necesidad de reforzar sus competencias, aunque cerca de un 40% no ha participado en cursos de formación.

La mayoría de los trabajadores de España, Alemania, Francia y Reino Unido son optimistas sobre los cambios que los avances tecnológicos que caracterizan nuestra época introducirán en el mercado laboral, si bien un gran número de los encuestados opina que les hace falta reforzar sus habilidades actuales o aprender otras nuevas para poder ser más eficaces en sus puestos de trabajo.

Así se desprende del estudio “The Real Future of Work”, realizado por Gallup, experto en combinar el análisis de datos y el asesoramiento para ayudar a directivos y compañías a resolver sus problemas. En el caso de España, un 67% de los empleados reconoce la necesidad de mejorar sus habilidades pero tan solo un 62% ha participado en cursos de formación.

Si miramos los datos globales, más de la mitad de los trabajadores de España, Alemania y Reino Unido participaron en algún tipo de curso de capacitación en 2018, a excepción de Francia donde las cifras de participación cayeron un 37%. No obstante, según el estudio, recibir formación no es motivo suficiente para afirmar que las empresas alientan a sus trabajadores a desarrollarse profesionalmente. De hecho, “los trabajadores también deben de crecer profesionalmente de otras maneras, por ejemplo, aprendiendo a poner en práctica su creatividad, empatía y otras habilidades cognitivas y relacionales que son difíciles de automatizar”, subraya el documento.

Según las conclusiones del informe, quienes no realizaron ningún curso de capacitación mencionan que el principal motivo es el hecho de que la empresa no les ofrece programas de este tipo, lo que plantea importantes interrogantes sobre quién es responsable de su organización y financiación. Según el 65% de los miembros de ese grupo dicha responsabilidad corresponde al empleador.

Como resultado del análisis de estos datos, los autores del estudio recomiendan definir claramente quién se debería encargar de organizar y sufragar las oportunidades de formación.

Éstas son otras interesantes conclusiones:

- El 65% de los que asistieron a cursos de formación afirma que su empresa fue quien propuso la capacitación y el 35% que la idea partió de ellos mismos. En el primer grupo, un 24% afirmó que la idea partió de la empresa en general por delante del departamento de RR.HH. (21%). Tan solo en un 20% de los casos fue el supervisor directo el que le propuso al empleado participar en el curso de formación o capacitación.

- El 81% de los trabajadores que no participaron en cursos de formación durante 2018  piensan que es la empresa, y no ellos, quien debería encargarse de buscar las oportunidades de capacitación.

- El 11% de los trabajadores que no participaron en cursos de formación afirma que la empresa no les ha dado orientaciones claras sobre las necesidades futuras y un porcentaje similar dice que la formación que se ofrece no es pertinente.

Cuatro de cada diez participantes en el estudio, aproximadamente, adujeron razones personales para no asistir: falta de tiempo (18%), falta de interés (9%) o falta de certeza de que adquirirían nuevas habilidades (5%).

Los directivos de Recursos Humanos, según el estudio, deberán centrarse cada vez más en buscar oportunidades de capacitación y aprendizaje continuo que respondan a las necesidades de la empresa de un modo rentable y adaptado a las fortalezas y necesidades de cada empleado,  y en ayudar a los trabajadores a sentirse preparados para los cambios futuros. Desde el punto de vista de los trabajadores, el estudio de Gallup sugiere que los programas de formación no suelen cumplir bien ese último objetivo.