Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El descenso de la rentabilidad, principal inquietud para las empresas navarras

  • Actualidad

planificacion-crecimiento

Siete de cada diez empresarios navarros son optimistas para 2020 y tienen buenas perspectivas de crecimiento, si bien el descenso de la rentabilidad es un asunto que les preocupa. Son conclusiones de la última edición del Barómetro de la Empresa Familiar. El 81% apunta la innovación como factor clave de los dos próximos años.

Aunque la desaceleración económica se ha dejado ya notar en las magnitudes de negocio y ha mermado algo su optimismo, las empresas familiares navarras miran con confianza al 2020, según se recoge en las respuestas recabadas de Navarra en la VIII edición del Barómetro de la Empresa Familiar. El informe ha sido realizado por KPMG y las Asociaciones Territoriales vinculadas al Instituto de Empresa Familiar (IEF).

Los empresarios familiares navarros muestran un optimismo realista, es decir, son conscientes de la desaceleración económica global y la incertidumbre geopolítica actual, que ya se ha reflejado en algunos indicadores macroeconómicos y en la evolución del negocio empresarial y, al mismo tiempo, siguen mostrando un sentimiento positivo. Son los datos que se extraen de este estudio llevado a cabo por KPMG y las Asociaciones Territoriales vinculadas al Instituto de Empresa Familiar (IEF).  

En este sentido, el 69% se declaran positivos respecto a la evolución económica de su compañía para los próximos doce meses, porcentaje inferior al 81% de la anterior edición pero superior a la media nacional (67%). Aunque el porcentaje de los que se declaran negativos ha crecido (del 2% al 6%), es mucho mayor el volumen de empresarios familiares que ante las incógnitas sobre la economía optan por declararse neutrales: un 25%, por encima del 16% de la edición anterior.

El optimismo que se respira entre los empresarios familiares de esta Comunidad Autónoma se apoya en la favorable evolución de facturación durante el último año. El 64% de los encuestados señaló que han aumentado sus ventas en los últimos doce meses, el 28% declaró que estas se mantuvieron y solo un 8% (4 puntos porcentuales menos que la media nacional) expuso que estas se habían reducido. También declaran buenas cifras de empleo: el 50% señaló que el último año aumentó la plantilla, el 39% la mantuvo y solo un 11% tuvo que hacer ajustes de personal.

La expansión internacional, en cambio, se mantuvo bastante estable respecto al año anterior y por debajo de la media en España. Tres de cada diez apostaron por aumentar su presencia internacional frente al 43% de la media española. El 17% mantuvo su actividad internacional y el 8% la recortó. Aun así, cabe destacar que el porcentaje de empresas familiares que no tienen presencia en el exterior se ha reducido de forma moderada: un 42% -cinco puntos menos que el año pasado- declara no tener actividad en el exterior.

Entre los factores que más les preocupan destacan, en este orden, el descenso de la rentabilidad, los cambios regulatorios y la incertidumbre política. Varían así significativamente las inquietudes de los empresarios respecto el año 2018, en el que lo que más les inquietaba era la guerra por el talento y la contratación de profesionales cualificados y el aumento de la competencia en primer y segundo lugar, respectivamente.

Factores relevantes para crecer
Preguntados por los factores que consideran más relevantes para los próximos dos años, el 81% apunta la innovación, en línea con la media nacional, para quien también es una cuestión prioritaria (78%).

Respecto a sus prioridades de inversión para 2020, no muestran diferencias respecto al año pasado y vuelven a señalar, por encima del resto, tres áreas en las que van a poner el foco: negocio principal (core business), innovación y nuevas tecnologías y contratación y formación del equipo humano. El core business destaca como prioridad para un 32% de los encuestados, mientras que la innovación y el capital humano concentran un 24% y 22% de las respuestas.

Por su parte, la sostenibilidad no está siendo ajena a su estrategia. Así, un 19% la califica de “extremadamente importante”; el 31% la define como “muy importante”; y otro 44% como “importante”. Apenas un 6% no la considera relevante.

Preguntados por los factores que creen que más limitan o frenan el crecimiento de las pymes, un 25% de los empresarios familiares navarros señaló las rigideces del mercado laboral, otro 19% destacó el régimen fiscal y un 17% apuntó al propio modelo de gestión de la empresa familiar.

El estudio también destaca que han avanzado en los últimos años en la implantación de medidas para mejorar su buen gobierno y, en lo que respecta a la cuestión de la sucesión, no hay una fórmula dominante a la hora de llevar a cabo ese traspaso: un 33% de los empresarios familiares navarros optarían por el traspaso de la propiedad, un 33% traspasaría el gobierno y otro 31%, la gestión.