Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Gran parte de la actividad económica se recuperará en el segundo semestre, según Funcas

  • Actualidad

negocio_crecimiento

Los expertos de Funcas han realizado un análisis de la situación que arroja un pronósticos de cómo será la recuperación. Si la situación sanitaria mejora a partir de mayo, la economía española podría contraerse este año un 3% y crecer un 2,8% en 2021. En medio, gran parte de la actividad se recuperará en la segunda mitad de este año.

 

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

El think tank dedicado a la investigación económica y social ha realizado un ejercicio de simulación bajo la hipótesis de que la emergencia sanitaria tendrá una duración limitada que “permitiría la relajación de las medidas de confinamiento antes del verano”.

Si esto se cumple, según el trabajo de sus expertos Raymond Torres y de Mª Jesús Fernández, se producir una contracción del PIB del 3% en 2020. Esto se deberá a la caída severa en el primer semestre. Sin embargo, ya habrá “un rebote” en el segundo, aunque sin recuperar todo el terreno perdido. En este sentido, su pronóstico es que gran parte de la actividad se recuperará en la segunda mitad del año, lo que propiciará un crecimiento de la economía del 2,8% en 2021.

En su análisis, sostienen que la evolución será en forma de U y no de V porque “la vuelta a la normalidad en sectores como el turístico será relativamente lenta”.

Esto será así siempre y cuando la pandemia se prolongue más de lo que se espera y, si apareciesen nuevos brotes víricos durante el verano o en los meses posteriores, la economía se resentiría y el efecto rebote se retrasaría.

Las medidas económicas
Sus cálculos se basan en cómo ha evolucionado la pandemia en los países asiáticos y también tiene en cuenta las recientes medidas aprobadas por el Gobierno y el Banco Central Europeo. “Este escenario facilitaría la relajación de las medidas de emergencia y restauraría las cadenas productivas”, explican en un comunicado.

La reactivación prevista a partir del tercer trimestre descansa, por tanto, sobre la hipótesis de una respuesta de la política económica a la altura de las circunstancias, que permita conservar el aparato productivo, mantener el empleo en empresas sostenibles y asegurar que el efecto rebote es el esperado.

El plan de choque económico del Gobierno, que incluye avales y garantías públicas y el concurso de la banca, no es visto con malos ojos por Funcas, ni tampoco las medidas orientadas mantener el empleo y a complementar los ingresos de los colectivos en dificultad, que obviamente “impactarán en el déficit público”.

Primas de riesgo
Junto a una posible extensión geográfica y temporal mayor de lo previsto, otro de los riesgos es que la situación degenere en una crisis financiera y de deuda, con primas de riesgo crecientes. A este respecto es clave la actuación del BCE que ya, con la aprobación de un programa de compra de títulos de deuda pública y corporativa por importe de 750.000 millones de euros, moderó la subida de las primas de riesgo de los países más afectados y lanzó a los mercados un mensaje de cohesión interna en el seno de la eurozona.

Sin embargo, la Unión Europea está fallando. Esta crisis, según Funcas, pone a prueba la gobernanza europea y, de momento, “aún se espera una respuesta de la Unión Europea proporcional a la dimensión del problema”.

Para el think tank, se requieren medidas como un programa europeo de emergencia financiado por eurobonos, una mayor implicación del MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) o un plan de inversión pública que facilite la salida de la crisis.