Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las interfaces sin contacto ganarán peso en el día a día tras el coronavirus

  • Actualidad

Biometric Vox - voz

Los consumidores consideran cada vez más necesario reducir al mínimo el contacto físico con el fin de disminuir el riesgo de infección y, al mismo tiempo, crece como cuestión prioritaria la protección de la salud en sus relaciones con el exterior. En este contexto, un 77% de los consumidores espera incrementar el uso de tecnologías sin contacto para evitar interacciones que requieran un contacto físico, según un informe de Capgemini.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Hay tendencias que, tras la pandemia, van a experimentar un fuerte impulso, y una de ellas será el uso de tecnologías sin contacto para evitar contacto físico innecesario para reducir el riesgo de contagio. Según este estudio, las interfaces sin contacto van camino de convertirse, o ya lo han hecho, en una parte de la experiencia del consumidor en un mundo consciente de la salud.

De hecho, durante este periodo de pandemia, se ha incrementado el uso de herramientas basadas en la voz en diversos entornos, así como el de tecnologías de reconocimiento facial y, por supuesto, las transacciones móviles sin contacto.

Los datos de Capgemini apuntan a que el 77% de los consumidores espera emplear más tecnologías sin contacto para evitar interacciones que requieran un contacto físico (un 71% en España). Incluso después de desaparecida la pandemia, el 62% prevé utilizar más a estas tecnologías  (un 60% en España).

Es decir, aunque pasada la ansiedad actual, el interés decaerá un poco, todo parece indicar que el usuario ha percibido su utilidad y que su uso irá a más.

De hecho, en España, en concreto, la franja de la población que más demanda el uso de transacciones sin contacto es la población de riesgo: aquellos entre 61 y 70 años. El 100% de los preguntados espera aumentar el uso de estas tecnologías durante la pandemia y un 80% lo espera una vez haya pasado. Le siguen los jóvenes de entre 23 y 30 años (79% y 61%, respectivamente).

Respecto a las empresas, esperan que el interés en estas tecnologías se mantenga después de la crisis. Un 73% de los directivos encuestados así lo cree. Los más seguros en esta tendencia son los de servicios financieros (80%), consumo (76%) y automoción (71%). Les siguen, y cierran la lista las empresas de retail (69%) las organizaciones del sector público y utilities (67%) y gobiernos/entidades de servicios públicos (61%).

Las preferencias
El informe analiza, en concreto, las preferencias en interfaces por voz, tecnología de reconocimiento facial y el uso de aplicaciones en los locales físicos de las empresas.

Así, las operaciones sin contacto por medio de dispositivos móviles están ganando terreno a medida que los consumidores abandonan las interfaces de uso compartido: el 66% de los consumidores de todo el mundo prefiere utilizar aplicaciones móviles en lugares físicos como tiendas y oficinas bancarias en lugar de alternativas que requieren contacto (52% en España), y el 62% lo preferiría incluso después de que remita la pandemia (55%).

Además, el 59% de los consumidores en todo el mundo prefiere utilizar interfaces por medio de voz en lugares públicos como tiendas, bancos, dependencias de la administración pública y otros espacios públicos, para evitar el contacto y esta preferencia se va a mantener en gran medida después de la pandemia (un 54% en España).

Por otro lado, sigue habiendo mucha preocupación por la cuestión de la privacidad, que volverá a ocupar un primer plano una vez haya desaparecido la situación de emergencia sanitaria. Muchos consumidores han aceptado el uso del reconocimiento facial en el escenario mundial en el que nos encontramos: el 52% prefiere el reconocimiento facial como medio de verificación de la identidad en establecimientos minoristas, bancos, aeropuertos y oficinas durante la situación actual (44% en España), pero este porcentaje cae 13 puntos porcentuales, hasta el 39% para la época post-pandemia (40% en España).

Es más, emplear este método puede pasar factura ya que un 59% de los consumidores en todo el mundo evitaría tiendas con este tipo de tecnología.

Para la realización del estudio, se ha encuestado a casi 5.000 consumidores y 1.000 directivos de doce grandes mercados, entre los que se encuentra España.

TAGS Tendencias