Movistar impulsa su solución para el coche conectado mediante un acuerdo con Ganvam

  • Actualidad

coche conectado

Movistar acaba de ampliar su red de distribución para Movistar Car, su solución para convertir cualquier vehículo en un coche conectado. Acaba de llegar a un acuerdo con Ganvam, la organización empresarial más representativa de la venta y reparación del automóvil en España.

Recomendados: 

El dato: piedra angular de una experiencia customer-centric Webinar

Poniendo al ciudadano en el centro de las ciudades inteligentes Leer 

Movistar y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios suman sus fuerzas, a través de un acuerdo, que persigue impulsar el parque de vehículos conectados.

Aprovechando la capilaridad de la organización empresarial más representativa de la venta y reparación del automóvil en España, Telefónica ampliará la red de distribución de su solución Movistar Car, capaz de convertir cualquier automóvil en un coche inteligente con el fin de mejorar la experiencia de conducción y aumentar la seguridad al volante.

El acuerdo puede suponer un empujón a este servicio presentado a finales de 2018, que  permite que un vehículo disponga de funcionalidades como  red WiFi, navegador con las rutas óptimas, canal directo con servicio de emergencias y funcionalidades relacionadas con la diagnosis y mantenimiento del vehículo.

Según Borja de Nicolás, director de Marketing del área de Nuevos Negocios Residencial de Telefónica España, “este acuerdo con Ganvam supone un importante hito en nuestro objetivo de avanzar hacia el coche totalmente conectado, un objetivo claro desde que Telefónica lanzó Movistar Car como servicio orientado a conectar el coche para hacerlo más seguro e inteligente y disponible para todos los usuarios”.

Para el presidente de Ganvam, Raúl Palacios, “con esta alianza, la primera que Telefónica alcanza en estos términos con una patronal, sentamos las bases no solo para acelerar lo que será la movilidad que viene, con ahorro en horas perdidas en atascos, en emisiones y por supuesto en siniestralidad; sino también las del negocio de la distribución que viene, que se transformará en proveedor de servicios de movilidad, precisamente con el coche conectado y la digitalización como eje”.