Guerra Ucrania-Rusia: las empresas reevalúan su gasto en TI para 2022

  • Actualidad

Ucrania Rusia

La invasión rusa de Ucrania está afectando al mercado tecnológico. Un estudio de IDC desvela que más de la mitad de las empresas están reevaluando sus planes de gasto en TI para 2022 y el 10% prevé duros ajustes. El impacto de la guerra en el comercio, las cadenas de suministro, los flujos de capital y en los precios de la energía afectará a la economía mundial a una escala más amplia con consecuencias negativas para el mercado de las tecnologías de la información tanto a nivel regional como mundial.

Recomendados: 

Leer IT User (Marzo 2022) para PC y Mac Leer

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

Desde el 24 de febrero el mundo está en vilo por la decisión del Gobierno de Rusia de invadir Ucrania. Tras la invasión, las principales potencias mundiales decidieron responder a través de sanciones económicas que están llevando a la economía Rusia cerca del colapso.

Esta situación ha provocado un punto de inflexión tanto para Europa como para el mundo y el mercado tecnológico no es ajeno a ello. IDC recuerda que éste “también se ha visto afectado por el conflicto, así como por las sanciones económicas y otras medidas impuestas a Rusia por Estados Unidos, la Unión Europea” y otros países.

"La evolución del escenario geopolítico afectará, sin duda, a la demanda global de TIC en los próximos meses y años", afirma Andrea Siviero, director asociado de investigación de European Customer Insights & Analysis. De hecho, y según datos de la consultora, más de la mitad de las empresas están “reevaluando sus planes de gasto en tecnología para 2022, y el 10% espera fuertes ajustes en sus planes de inversión en TIC”.

En el caso concreto de Rusia y Ucrania, IDC pronostica “un fuerte descenso y una lenta recuperación” del gasto TI. El impacto global será más limitado ya que ambos países sólo representan el 5,5% de todo el gasto en TIC en Europa y el 1% en todo el mundo.

No obstante, el más que probable impacto de la crisis en el comercio, en las cadenas de suministro, en los flujos de capital y en los precios de la energía afectará, de una forma más amplia, a la economía mundial, con consecuencias negativas para el mercado regional y mundial de las TIC. IDC espera que esto afecte en varias áreas como:

- Fluctuación de la demanda tecnológica: El conflicto ha detenido las operaciones comerciales en Ucrania, mientras que la economía rusa está sintiendo el primer impacto de las sanciones occidentales. Esto afectará fuertemente al gasto tecnológico en ambos países, con una contracción de dos dígitos de la demanda del mercado local prevista para 2022. Mientras tanto, el gasto en tecnología entre los países de Europa Occidental puede aumentar en parte debido a la ampliación de las partidas presupuestarias de defensa y seguridad.

- Precios de la energía y presión inflacionista: Las tensiones alrededor del conflicto tendrán amplias consecuencias tanto en los precios de la energía como en la seguridad del suministro, especialmente en algunos países europeos, donde ya se están notando los efectos en cascada sobre los índices de precios. La mayoría de los países tendrán que reevaluar rápidamente sus planes energéticos a corto plazo y acelerar sus esfuerzos para reducir su dependencia de las fuentes de energía basadas en el carbono.

- Desplazamiento de competencias e infraestructuras: Más de 100 empresas mundiales han establecido filiales en Ucrania y muchas más tienen operaciones en Rusia. El conflicto ya ha desplazado a decenas de miles de promotores en Ucrania y ha provocado la reubicación de algunos servicios en ambos países. Estas relaciones, junto con los activos físicos y el personal asociado a ellas, así como cualquier plan de expansión futuro, tendrán que reevaluarse.

- Disponibilidad de efectivo y crédito: Las sanciones financieras impuestas hasta la fecha están planteando serios desafíos a la disponibilidad de crédito extranjero en Rusia, al tiempo que crean pérdidas potenciales en los préstamos emitidos por los países de la UE a Rusia. Sin acceso al crédito, la mayoría de las organizaciones se verán obligadas a suspender las inversiones en nuevas tecnologías a corto plazo. El país también sufre una grave escasez de dinero en efectivo, que está afectando significativamente al gasto de los consumidores.

- Dinámica de la cadena de suministro: Las exportaciones de productos acabados y componentes tecnológicos a Rusia se verán significativamente afectadas por las sanciones, pero el impacto para las empresas occidentales será relativamente pequeño dado el tamaño del mercado. Las importaciones de materiales tecnológicos procedentes de Rusia y Ucrania también se verán afectadas, sobre todo en el sector de los semiconductores, donde se reducirá considerablemente el suministro de gas neón, paladio y C4F6, utilizados en la fabricación de chips. También se espera que el conflicto altere aún más las cadenas de suministro mundiales.

- Fluctuaciones de los tipos de cambio: El valor de la moneda rusa se desplomó en respuesta a las sanciones iniciales, encareciendo considerablemente las importaciones de equipos y servicios informáticos. Como resultado, muchas empresas se niegan a enviar pedidos a Rusia, aunque sea posible el pago. Esto también significa que los propios fabricantes rusos de ordenadores, servidores y equipos de comunicaciones no podrán operar. Las tensiones geopolíticas también están afectando a otras monedas de la región, incluido el euro.

Además de las consecuencias inmediatas señaladas, cabe esperar otras repercusiones a corto y largo plazo, como el aumento de la volatilidad de los mercados bursátiles y la especulación en los mercados; el riesgo de ciberataques y la posibilidad de una ciberguerra más amplia; la perturbación de los entornos de creación de empresas tanto en Rusia como en Ucrania; y la creación de nuevas alianzas empresariales y científicas que sustituyan a las cortadas por las hostilidades.