Estas son las prioridades que se marcan los futuros empresarios familiares

  • Actualidad

pyme startup

La próxima generación de empresarios familiares tienen claras cuáles serán sus prioridades. Según un estudio de PwC, para el 65% el principal objetivo es hacer crecer crecer sus negocios y para el 64% liderar la apuesta por la sostenibilidad.

El crecimiento y el impulso de las cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés) son las dos grandes prioridades de la próxima generación de empresarios familiares. Así se desprende de la Encuesta Global NextGen 2022, elaborada por PwC a partir de la opinión de 1036 futuros empresarios familiares en 68 países.

El 65% de la próxima generación de empresarios familiares asegura que hacer crecer sus compañías es su primer objetivo y un 64% considera, además, que sus empresas deben liderar la apuesta por la sostenibilidad en los negocios. En esta línea, el 55% cree que sus empresas tienen a la sostenibilidad en el centro de todo lo que hacen y el 71% asume su responsabilidad a la hora de luchar contra el cambio climático y sus consecuencias.

Aún así, deben intensificar su compromiso con las cuestiones ESG, según el estudio. En este sentido, preguntados por cuáles son las áreas en las que están más presentes las cuestiones ESG en sus empresas, el 59% respondió en aquellas relacionadas con el crecimiento del negocio; el 50%, en la oferta de productos y servicios adecuados, y, el 44%, en la adopción de nuevas tecnologías. De cara al futuro, el 72% espera aumentar el peso de la sostenibilidad en las inversiones de sus compañías, algo que ahora solo hace el 28%. Del mismo modo, sólo una cuarta parte de estos empresarios dice estar implicada, hoy en día, con la reducción del impacto medioambiental de su empresa, mientras que el 65% espera estarlo en el futuro.

La pandemia, un arma de doble filo para la empresa familiar
La pandemia ha sido un arma de doble filo para la futura generación de empresarios familiares. Cerca de la mitad (el 43%) afirma sentirse ahora más comprometidos con la compañía que antes de la pandemia. Y más de la mitad (el 56%) cree que la comunicación entre los miembros de la familia sobre el negocio se ha incrementado durante la epidemia. 

Sin embargo, la incertidumbre generada en este período también parece haberse traducido en una mayor resistencia de los actuales empresarios familiares a ceder el control de sus compañías y, por lo tanto, a que la nueva generación se abra paso. En la actualidad, sólo el 28% de los entrevistados están gestionando áreas u operativas relevantes en sus empresas, en comparación con el 48% de la misma encuesta realizada por PwC en 2019, y el 45% considera que en las circunstancias actuales es difícil probarse a sí mismo como nuevo líder o miembro del consejo. En consecuencia, la reticencia de la generación actual a dar el relevo supone un reto especial para la próxima generación de empresarios familiares, según el 57% de los encuestados. Además, el 39% de las futuras generaciones afirman que hay cierta resistencia dentro de la empresa a aceptar el cambio.

No obstante, el 61% señala que su familia tiene un plan de sucesión y el 39% de las generaciones futuras asegura haber participado en su elaboración.

Más preparación digital y más concienciación en sostenibilidad
De acuerdo con los datos de PwC, tanto la generación de empresarios familiares actuales como los futuros están comprometidas con el crecimiento, pero su concienciación en sostenibilidad es diferente. Sólo el 50% de la actual cree que su empresa tiene la responsabilidad en la lucha contra el cambio climático y sus consecuencias, por casi el 75% de la generación futura.

También existe una pequeña brecha digital entre ambas generaciones. El 42% de los futuros empresarios familiares y el 38% de los actuales creen que sus negocios tienen fuertes capacidades digitales, aunque un tercio de la siguiente generación afirma que sus mayores no entienden completamente las oportunidades y los riesgos que supone lo digital para sus negocios.