Gartner recorta al 2,4% el crecimiento del gasto mundial de TI en 2023

  • Actualidad

tecnologia pyme

El gasto mundial de TI ascenderá a 4,5 billones de dólares (4,1 billones de euros) en 2023, lo que supone un incremento del 2,4% respecto a 2022. Es el último pronóstico de Gartner, que rebaja sus anteriores estimaciones que situaban el crecimiento en un 5,1%.

  Recomendados....

» Transformación digital de la industria farmaceútica y de la salud Leer
» ERPs: cómo implantar SAP/4 HANA Cloud en 12 semanas y a mitad del coste que oferta la industria Guía
» Plataformas de comunicaciones bajo suscripción: flexibilidad y control Informe

Gartner calculaba en octubre que el gasto tecnológico crecería un 5,1% en 2023, hasta los 4,6 billones de dólares, pero ahora corrige estas cifras a la baja. Su nuevo pronóstico es que la cifra de gasto alcanzará los 4,5 billones de dólares, es decir, limita el crecimiento al 2,4%. No obstante, la caída se concentrará sobre todo en la categoría de dispositivos y más en el segmento de consumo, ya que la inflación continúa debilitando el poder adquisitivo de los consumidores.

En todo cado, en general, el segmento empresarial se mantendrá fuerte, si bien el contexto económico podría retrasar algunas decisiones de compra o hacer que los responsables de TI reorganicen sus prioridades.

La previsión de Gartner es que, en 2023, las categorías de software y servicios de TI sean las que más crezcan, un 9,3% y un 5,1%, respectivamente. Así, el gasto en software se situará en 856.029 millones de dólares y en servicios de TI en 1,31 billones. En servicios de comunicación, el gasto permanecerá plano, en 1,42 billones (+0,1%) y la misma suerte correrán los sistemas de centros de datos, área en la que las empresas gastarán 213.853 millones de dólares, (+0,7%). De hecho, de cumplirse sus estimaciones, supondría un frenazo en seco de este mercado ya que el crecimiento del gasto en sistemas de centros de datos aumentó un 12% en 2022.

Donde la caída del gasto será más evidente será en  el segmento de dispositivos, que experimentará una caída del gasto del 5,1% este año, ya que tanto las empresas como los consumidores alargarán los ciclos de actualización de los dispositivos.