Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Sector retail y data science: el encaje perfecto

  • Estrategias digitales

retail tienda iot

La ciencia de datos o data science permite interpretar la información de las empresas para generar experiencias personalizadas y relevantes para los consumidores, por lo que contar con perfiles que sepan sacar partido del dato se está convirtiendo en vital. Uno de los sectores que más se puede beneficiar de este tipo de iniciativas es el de retail. Vemos los posibles escenarios.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

En un momento en el que el dato es el principal activo, no es de extrañar que perfiles como el del científico de datos se encuentren entre los más demandados del mercado. Según el informe EPYCE 2017: Posiciones y competencias más demandadas, elaborado anualmente por la EAE Business School, los perfiles relacionados con los macrodatos ocupan la tercera posición en el ranking de los más demandados en España y en los próximos dos años pasarán a ocupar la primera posición.

Y si hay un sector en el que los científicos de datos pueden aportar un gran valor es en el retail. Según la compañía dunnhumby, especialista en soluciones data science, los retailers tienen la posibilidad de contar con grandes cantidades de datos sobre sus clientes: pueden saber qué medios consumen, acceder a los datos GPS de sus dispositivos móviles, e incluso conocer qué tiempo hace en su barrio. “Esta minería de datos es el punto de partida para un análisis efectivo que dé lugar al desarrollo de estrategias más exitosas. En este contexto, el científico de datos se convierte en una figura que puede marcar la diferencia a la hora de establecer una ventaja competitiva que permita mantener y aumentar la base de clientes y más importante aún, fidelizar al comprador”, explica la firma.  

Funciones
Prever patrones de consumo: para anticiparse a las expectativas, hábitos y necesidades del consumidor, este científico de datos  puede predecir, mediante el análisis de la información recopilada, cuáles serán los patrones de consumo del futuro. El conocimiento de estas tendencias permite a los retailers mejorar su oferta, y averiguar por qué productos conviene apostar y por cuáles es mejor dejar de hacerlo, sin que ello disminuya la satisfacción del cliente, sino que, al contrario, contribuya a aumentarla.

Analizar tendencias para la crear una ventaja competitiva: este analista puede analizar las estadísticas de los productos que los consumidores adquieren con más frecuencia, y el patrón que siguen, para predecir su cesta de la compra. De esta forma, las empresas pueden afinar su oferta y guiar al consumidor a lo largo de su proceso de compra, de forma sencilla y agradable, lo que contribuirá a su fidelización.

Sacar el máximo partido a los programas de fidelidad y las ofertas: al disponer de datos exhaustivos del comportamiento de compra del cliente, es posible poner en marcha las estrategias de fidelidad de más nivel. En este sentido, los programas de lealtad más sofisticados utilizan la ciencia de datos personalizados para combinar mecanismos de lealtad innovadores. Se trata de explorar en profundidad el comportamiento de compra del cliente, para usar ese conocimiento a la hora de optimizar las experiencias de compra y adaptar recompensas a cada usuario. 

De esta manera, los datos pueden ayudar al objetivo de ofrecer promociones más relevantes. La información sobre ofertas pasadas también es útil para anticipar la respuesta del consumidor y optimizar así los recursos.  

“El científico de datos facilita la tarea de interpretación de grandes cantidades de información para que el retailer obtenga una mejor comprensión de los hábitos de sus clientes, no solo en lo referente a qué productos ofrecer o a qué ofertas le son más relevantes, sino también en lo relacionado con el diseño de comunicaciones más efectivas en los canales apropiados para cada caso”, dice la compañía.