Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los procesos y los clientes, las prioridades de las PYMEs españolas en su transformación digital

  • Estrategias digitales

transformacion digital pymes

La digitalización de los procesos internos y la interacción con el cliente son los dos aspectos que más preocupan a las pequeñas y medianas empresas españolas cuando abordan sus procesos de transformación digital, según se refleja en el tipo de proyectos que llevan a cabo.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

El tipo de proyecto que más demanda la PYME española para avanzar en sus procesos de transformación digital responde a dos tipos de necesidad: optimizar un proceso interno, a menudo mecánico y repetitivo, en el que el trabajador no aporta valor real y se convierte por tanto en un coste, o para ofrece una mejor experiencia de usuario al cliente a través de interacciones digitales innovadoras. Así lo sostiene Yeeply, la plataforma que facilita la contratación online de equipos de desarrollo de software en remoto.

Más del 50% de los proyectos contratados por PYMEs son desarrollos de aplicaciones para dispositivos móviles que utilizarán los propios empleados de la empresa, según los datos de los proyectos contratados en la plataforma en lo que va de año. Especialmente activas en la contratación de este tipo de proyectos se encuentran las empresas cuya fuerza laboral es elevada y realiza procesos industriales repetitivos, fundamentalmente en logística y energía. Es aquí donde se aprecia una tendencia al alza en el uso de aplicaciones móviles, según los datos de proyectos demandados en Yeeply.

Equipar a estos empleados con tecnología para realizar dichos procesos supone ahorrar tiempo y recopilar datos de negocio para tomar decisiones más inteligentes. Ejemplos concretos son aquellos desarrollos que permiten tener un mejor control de la ubicación y estado de los envíos de mercancías, así como la gestión de incidencias.

Hablar de digitalización y mejoras de procesos internos es sinónimo de empresas más eficaces y productivas, pero también de empleados más motivados. Un buen ejemplo son los juegos de motivación para su fuerza comercial que promueve el trabajo en equipo para la obtención de los objetivos y bonus comerciales.

En este tipo de proyectos que revierten la forma en la que se ha venido realizando un proceso durante años, cotiza al alza involucrar el rol de un Product Owner (Responsable de Producto). “Tanto es así que antes de iniciarse los trabajos de programación propiamente dichos, este profesional analiza los ‘problemas’ y ‘dolores’ por lo que pasan los operarios al realizar determinados procesos para así entender cómo aplicar la tecnología para resolverlos, eliminando la acción humana allí donde se gana velocidad o no se aporta valor diferencial”, dice Yeeply.

Interacción con el cliente
La transformación digital también es una oportunidad para cambiar la forma en la que las marcas conectan con sus clientes. En este apartado, las empresas del retail han tomado la delantera y son conscientes de que deben proporcionar experiencias innovadoras a sus usuarios si quieren vencer la batalla digital. Por ello, son más habituales en este sector los proyectos que involucran tecnologías menos comunes, como la realidad virtual, los asistentes conversacionales (chatbot)s, las dinámicas de gamificación (juegos)... Se trata de desarrollos en los que lideran perfiles como el de director de Arte o diseñador UX/UI.

Tratándose de experiencias destinadas al consumidor final, es habitual que también se involucre a un experto en marketing digital que ayude a posicionar el producto resultante del desarrollo para maximizar su visibilidad y aumentar el número de usuarios que interactúe con la herramienta.

En este ámbito, hay camino por recorrer, si bien la PYME ya ha empezado a situar el software y la tecnología en el centro de su estrategia.