Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Cómo afectarán al liderazgo factores como digitalización o la automatización?

  • Estrategias digitales

directivo empresa

¿Qué cualidades necesitarán los empresarios y directivos en 2030?, ¿cómo les impactarán cambios como la digitalización o la automatización de los procesos? Éstos y otros temas los aborda el estudio International Business Report (IBR), cuyo eje central es el liderazgo.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Este estudio que firma la empresa de servicios profesionales Grant Thornton hace una proyección sobre cómo cuáles serán las cualidades que necesitarán los líderes dentro de diez años, partiendo de la base de que, tras una situación de incertidumbre generada por la brusca irrupción de la pandemia, las empresas se enfrentan ahora a un contexto de disrupción generalizado que hace necesaria una transformación a todos los niveles, incluido también el estilo de liderazgo directivo.

El International Business Report (IBR), realizado a partir de la opinión de más de 5.000 ejecutivos de 35 países de todo el mundo (400 españoles) profundiza en los cambios que se producirán y que impactarán en la forma de dirigir. Hoy por hoy, los directivos consultados sitúan en primer lugar la capacidad de adaptación a los cambios como el principal atributo a tener en cuenta, con un 27%, seguido del coraje para enfrentarse a riesgos (14%) y las dotes efectivas de dirección (13%).

En cambio, consultados por cuáles deben ser estos atributos de aquí a 2030, sobre todo con la irrupción de problemas globales como el coronavirus, la adaptación a los cambios gana peso para el 36% de los encuestados. La capacidad de innovar, por su parte, escala a la segunda posición (19%) mientras que con un menor porcentaje se quedan el valor para asumir riesgos (12%) y dirigir con un propósito (6%). La resiliencia, la colaboración entre negocios de distintos sectores, las habilidades directivas y el foco en los resultados y los beneficios, se sitúan por detrás, todos ellos con un 5%.

El reto para la mayor parte de los directivos consultados en el estudio de Grant Thornton pasará por incorporar adecuadamente estas cualidades de liderazgo en el C-Level de las compañías y que los principales ejecutivos sepan trasladarlos a sus equipos.

Resultados en España
Los líderes españoles sitúan la digitalización (70%), la globalización (66%) y la automatización (48%) como las disrupciones que más les afectarán. Los directivos en el resto del mundo se muestran en línea con sus homólogos en España en relación a la importancia de la digitalización (42%). Sin embargo, como segundo aspecto, conceden más importancia a las disrupciones relacionadas con la inteligencia artificial y el Big Data (40%).

Un 48% de directivos españoles considera que la exigencia de los consumidores de que las empresas sean cada vez más sostenibles condicionará la elección los líderes del futuro. En este punto, los directivos nacionales se muestran más concienciados de la importancia futura de la responsabilidad empresarial que el resto de sus homólogos a nivel global, ya que solo el 28% destaca este atributo como realmente disruptivo.

La encuesta de Grant Thornton apunta también a una notable preocupación de los empresarios españoles con aspectos relacionados con los cambios demográficos. Casi la mitad de los encuestados (45%) destaca este punto como fuerza disruptiva de especial relevancia en el futuro. Unas cifras que se muestran hasta diez puntos por encima de la media del resto de Europa y del mundo, dónde sólo el 30% lo percibe como fenómeno disruptivo.

Las nuevas tendencias tecnológicas cambiarán completamente la forma de trabajar de las organizaciones en los próximos 10-15 años, a medida que se generalicen Internet de las Cosas, las infraestructuras cloud, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, lo que obligará a las organizaciones a redefinir sus modelos de negocio. 

El estudio también reconoce que España es uno de los países que más acciones despliega para asegurar una fuerza directiva futura más femenina y diversa. Según sus datos, las acciones más frecuentes en España para fomentar una mayor igualdad de género en las direcciones de las empresas consisten en brindar flexibilidad en el trabajo (56%), garantizar la igualdad de oportunidades en el desarrollo profesional (44%) y crear culturas inclusivas (40%). Estás son también las más utilizadas a nivel europeo, pero a unas tasas mucho más bajas que las de nuestro país.