La inteligencia artificial, prioridad digital para el 80% de las entidades del sector público

  • Estrategias digitales

inteligencia artificial IA

A día de hoy, el 33% del sector público español ya ha implementado soluciones de inteligencia artificial, según los datos de un estudio de EY para Microsoft. Su conclusión es que el uso de la inteligencia artificial en el ámbito público se encuentra en una fase inicial, aunque el 80% de las organizaciones reconoce que la implantación de esta tecnología es una prioridad digital.

Recomendados: 

Libera el poder de tus datos con la infraestructura invisible de Nutanix Webinar

8 pasos para llevar su empresa hacia la transformación digital Leer 

El estudio sugiere que el sector público en España se encuentra aún muy lejos del máximo aprovechamiento de la inteligencia artificial (IA), aunque hay interés por parte de las organizaciones públicas por beneficiarse de esta tecnología, en línea con los objetivos de reducir costes, ser más eficientes y generar valor. La situación que dibuja el documento es que para el 80% de las organizaciones españolas encuestadas la inteligencia artificial es una prioridad digital, aunque su uso todavía se encuentra en la fase inicialm ya que sólo el un tercio de las mismas han adoptado una solución de IA.

En este sentido, Jesús Galindo, director de esta área en Microsoft en España, explica que “en España las organizaciones del sector público avanzan lentamente a la hora de alcanzar un punto en el que el uso de inteligencia artificial comience a arrojar resultados tangibles. Los factores son múltiples, tal y como pone de manifiesto el estudio, pero de lo que no cabe duda es de que ahora es más necesario que nunca que las administraciones pisen el acelerador en el aprovechamiento de la IA para dar respuesta a los retos a los que se enfrenta”.

Falta, según el estudio, que cada administración defina su propia hoja de ruta en función de su nivel de madurez digital actual, pasando de los pilotos a los grandes proyectos de transformación.

En un momento en el que el trabajo colectivo cobra máxima relevancia para mitigar los efectos de la pandemia, usar la IA correctamente resulta más importante que nunca para el Sector Público. Entre los principales retos se encuentran la necesidad de mantener plenamente operativos los servicios básicos, a pesar de las medidas de seguridad vigentes, como es el caso del distanciamiento social. Del mismo modo, la nueva realidad del teletrabajo también supone la necesidad de una adaptación para muchos funcionarios y ciudadanos de a pie.

Para que esto ocurra, el documento recuerda que las organizaciones que consiguen implantaciones más exitosas son las cuentan con responsables que se involucran activamente en la planificación, despliegue y valoración de iniciativas de IA. “Esto se debe al hecho de que aprovechar todo el potencial de la IA exige un compromiso que no se limita a trabajar mejor, sino a trabajar de otra manera”, aseguran los autores.

Casos de éxito
En todo caso, hay ejemplos de organizaciones que están empleando la tecnología con resultados óptimos. Por ejemplo, recientemente la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía ha desplegado una solución de Inteligencia Artificial para ayudar a miles de autónomos que demandaban subsidios de emergencia. Desarrollada en dos semanas, esta solución disminuyó el tiempo de resolución de las ayudas en dos meses para 150.000 solicitantes y liberó considerablemente a 20.000 empleados, permitiéndoles así aportar mayor valor en su misión de ayuda a más ciudadanos.

También hay iniciativas interesantes que estudian la viabilidad de la tecnología. En este punto, el estudio destaca que, dentro del ámbito de la modernización de la justicia en España, el Colegio de Registradores creó hace dos años un comité de innovación cuyo objetivo es analizar las tecnologías emergentes del mercado y cómo estas se pueden incorporar a la organización. El comité se centra también en la aplicación de las nuevas soluciones con cautela para evitar riesgos.

Por otro lado, el estudio indica que, en lo que respecta al uso de algoritmos y conjuntos de datos, existen muchas consideraciones importantes relacionadas con la imparcialidad, privacidad, seguridad y transparencia, para lo que es fundamental la aplicación justa y ética de un algoritmo para garantizar que todo el mundo reciba un trato equitativo.

Además, destaca que el valor de los sistemas de esta reside en los datos que se manejan y su optimización puede requerir cierto esfuerzo por parte de los equipos de TI para recopilar la información adecuada y que funcione correctamente. Aparte de esto, también requiere un gran cambio cultural para que las personas sean conscientes del potencial de los datos y de su papel a la hora de trabajar con ellos. Por lo tanto, todos los cargos relevantes dentro de una organización deben recibir formación para entender su obligación de tratar los datos de forma ética y responsable.

También es fundamental que esto esté acompañado del desarrollo de las aptitudes de sus empleados.