Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Telefónica, única europea convertida en firma TI

  • Opinión

Telefonica

El segundo día del Mobile World Congress que GSMA organiza en "The City of the Angels" o Los Ángeles, (California, Estados Unidos, días, 22 a 25 de octubre de 2019) ha puesto mucho foco en repensar el negocio de las telecomunicaciones. De 1.000 operadoras en todo el mundo, solo diez superan los 10.000 millones de dólares en ingresos procedentes de nuevos negocios como inteligencia artificial, Big Data, Internet de las Cosas, ciberseguridad y cloud.

Tribuna de opinión de Jorge Díaz-Cardiel, socio director de Advice Strategic Consultants

Entre esas diez empresas hay una española, Telefónica, donde el 20% de sus ingresos proceden del negocio B2B y el 16% de sus beneficios tienen origen en los servicios digitales. La diversificación de ingresos más allá de las fronteras del negocio tradicional no es exclusivo de las telecomunicaciones. En estos días han presentado resultados Intel, Amazon y Microsoft y los mayores incrementos en ingresos y beneficios provienen también de esos nuevos negocios. Además de Telefónica, los otros operadores de conectividad son Verizon, SoftBank, KDDI, China Mobile, China Telecom, NTT y Docomo.

Los Ángeles (LA) es una ciudad que suele amanecer nublada. Y así permanece entre las 5 y las 8 de la mañana. Luego, suelen aparecer cielos despejados. Esta realidad me sirve para ilustrar de qué se habló en Mobile World Congress que GSMA está celebrando en LA, en su segundo día. Con muchas sesiones y conferenciantes, he optado por centrarme en el gran debate que han planteado los proveedores de conectividad, antiguamente llamados, operadoras de telecomunicaciones: más allá de la conectividad: ¿hasta dónde han llegado los operadores?

Los operadores han buscado durante mucho tiempo nuevas fuentes de ingresos más allá de la conectividad para compensar los ingresos “nucleares” y aumentar su presencia en el ecosistema digital. Las áreas incluyen televisión de pago, medios, IoT, soluciones empresariales y el universo más amplio de servicios digitales, desde finanzas y pagos, hasta estilo de vida. Comparamos los datos de 2017 y 2018 de 16 de los grupos de operadores más grandes del mundo, sentando las bases para rastrear el rendimiento futuro. Los hallazgos arrojan luz sobre qué tan lejos han llegado los operadores y las perspectivas más allá del núcleo en la era 5G. El resultado es que, de muchos cientos de operadores mundiales, solo diez, un norteamericano y otro español, y el resto chinos y japoneses, han dado el salto al mundo digital. El norteamericano es Verizon. Y el español, Telefónica. El resto de operadores europeos no ha conseguido ir más allá de su negocio tradicional (redes, conectividad), del que se han aprovechado “los” Facebook, Amazon, Google, Apple, Microsoft, para hacer su negocio, hasta hace bien poco sin pagar. Ahora, con creciente regulación y necesidad de mayor recaudación fiscal, estas empresas empezarán a pagar, por un concepto o por otro.

Los casos de Verizon y Telefónica, aun operando en mercados mundiales distintos, tiene similitudes. Ambas empresas han anunciado la creación de unidades de negocio específicas para el mercado empresarial y sector público, el comúnmente llamado B2B: Verizon Enterprise y Telefónica Empresas. La CEO de Verizon lleva tiempo hablando de manera optimista de sus expectativas sobre el nuevo negocio. Telefónica Business Solutions, por boca de su CEO mundial, José Cerdán Ibáñez (muy conocido por fundar EiSystems, PC City, PeopleCall y Acens, entre otras empresas TI) este año, ya ha proveído datos: 20% de sus ingresos provienen del negocio empresarial y el 16% de sus beneficios vienen de soluciones digitales como Internet de las Cosas, cloud computing, inteligencia artificial, Big Data, y conectividad avanzada.

Las únicas otras empresas que pueden decir algo parecido, además de Verizon y Telefónica, son SoftBank, KDDI, China Mobile, China Telecom, NTT Docomo. No están Vodafone, Orange, Deutsche Telecom, BT, Bouygues Telecom, etc. Ya lo sabíamos, pero escucharlo, aquí en suelo sagrado, suelo norteamericano, son palabras mayores. Mi parte española se alegra: aquí, donde desde muy lejos se ve las “Hollywood Hills”, resulta que me encuentro con profesionales que han oído hablar de Eleven Paths, de Acens, Wayra y Luca. Un tipo -a quien he decidido llamar Mister Magoo porque, obviamente no ve tres en un burro- me pregunta si me llamo Álvarez-Pallete. Le respondo: “no, me llamo Chema Alonso, que se ha rapado la melena y se ha quitado el gorro”. En América hay de todo. Llevo el pelo muy corto y, siempre (siempre) visto de traje oscuro. Es decir, como Chema Alonso (el CDO de Telefónica, que lleva melena, viste de sport y utiliza un gorro icónico distinto al mío, que es militar (USMC)). ¡Anda que el fulano en cuestión que me preguntó…Debe andar por Guantánamo Bay, de vacaciones…, desde anoche…

Volvamos a la seriedad. Para la mayoría de los principales grupos de operadores, los servicios centrales móviles y fijos representan el 80–90% de los ingresos, mientras que los no relacionados con las telecomunicaciones representan el 10–20%. Para AT&T y SoftBank, las empresas que no son de telecomunicaciones alcanzaron alrededor del 40% y el 30% respectivamente, pero estos son el resultado de M&A (Fusiones y adquisiciones, en inglés) en lugar de crecimiento orgánico. AT&T es el mayor valor atípico, ya que gastó 150 mil millones en adquirir DirecTV y Time Warner. Turkcell (25%) ofrece una de las carteras más amplias de servicios digitales a consumidores que abarcan casos de uso de estilo de vida, con 94 millones de suscriptores digitales.

Una baja proporción de los ingresos totales no significa necesariamente una baja importancia estratégica. La conectividad es un gran negocio (el móvil por sí solo tiene un valor de 1 trillón de dólares en ingresos), por lo que cualquier servicio no esencial representaría inevitablemente una fracción importante de él. Sin embargo, considerando el tamaño de los ingresos en lugar de la contribución, los servicios que no son de telecomunicaciones, sino digitales ya son un negocio de más de 10.000 millones de dólares para Verizon, Telefónica, SoftBank, KDDI, China Mobile, China Telecom y NTT Docomo. Para la mitad de los operadores analizados, los servicios que no son de telecomunicaciones son la única fuente de crecimiento debido al estancamiento de los ingresos móviles y fijos.

Dirigirse al consumidor digital a través de una gama de servicios de estilo de vida es la estrategia común en estos mercados. Para impulsar el enfoque y los resultados, KDDI y NTT Docomo han establecido Life Design y Smart Life, respectivamente; estos negocios ya valen 5.000 millones de dólares y 4.000 millones en ingresos. Corea del Sur ofrece un ejemplo notable de operadores que aprovechan los servicios financieros y el comercio a escala, a medida que los consumidores adoptan las finanzas móviles. La encuesta GSMA Intelligence Consumer Insights muestra a Corea del Sur como el líder en comercio móvil, con el 43% de los propietarios de teléfonos inteligentes comprando bienes / servicios al menos una vez por semana, con poca variación por edad. Para KT, los servicios financieros generan 3.000 millones de dólares en ingresos (15% de los ingresos totales).

El segmento empresarial se ha centrado principalmente en la conectividad móvil y fija hasta ahora para los operadores, aumentado por una gama de servicios gestionados y soluciones de TIC. Las tendencias recientes muestran que los operadores más pequeños ganan participación de los titulares (precios diluidos), y esos servicios adicionales están creciendo lentamente. El resultado es que los ingresos de la empresa, que deberían compensar el estancamiento del consumidor, no están creciendo mucho (disminuyendo en algunos casos), representando el 20-30% de los ingresos totales de muchos de los operadores que informan datos.

Internet de las Cosas (IoT) genera 1–2% de los ingresos del sector. SK Telekom es un valor atípico con 4,7%. El tamaño relativamente pequeño del negocio está impulsado por precios unitarios de datos más bajos en comparación con las suscripciones móviles. China lidera el crecimiento, con los ingresos de IoT creciendo alrededor del 50% (moneda local) en 2018 a 1.700 millones de dólares, en gran parte impulsados por la rápida expansión de NB-IoT como un medio para facilitar las construcciones a baja potencia escaladas. A medida que los operadores expanden sus ofertas de IoT más allá de la conectividad, el mercado direccionable crece, al igual que la oportunidad de tomar una mayor participación del pronóstico de ingresos de IoT de 1.1 billones para 2025.

Con los ingresos básicos de telecomunicaciones y el EBITDA con pocos cambios, la búsqueda de un crecimiento sostenible más allá de la conectividad será cada vez más un objetivo en la próxima década para muchos operadores importantes. Los mayores desafíos serán encontrar el equilibrio adecuado de recursos y esfuerzos para defender las operaciones centrales y explorar nuevas oportunidades, y adoptar una cultura organizacional a largo plazo que estimule la innovación y la transformación digital.

El crecimiento más allá de la conectividad continuará siendo orgánico para la mayoría de los operadores, dado el apalancamiento aún alto. Como tal, la combinación de ingresos del operador probablemente continuará cambiando a la tasa actual (los servicios que no son de telecomunicaciones agregan 1–2 puntos porcentuales a los ingresos totales) en lugar de drásticamente.

Más allá de las nuevas fuentes de ingresos, los servicios digitales ayudan a construir bases de clientes premium, generando beneficios para el negocio principal, como una mayor rotación y un mayor ARPU. Defender el núcleo no debería verse como menos atractivo. Muchos gigantes tecnológicos utilizan un enfoque similar, proporcionando una gama de servicios digitales para agregar fuerza competitiva a sus negocios principales (Alphabet y Facebook son ejemplos excelentes). La pregunta interesante es si en algún momento el enfoque cambiará de defender las operaciones centrales a expandirse a nuevos mercados a escala. Esto abriría la competencia con nuevos jugadores, pero los operadores no necesitarían aprovechar todo el pastel para tener éxito (como lo hacen para las telecomunicaciones centrales).

Con los ingresos empresariales no creciendo como se esperaba, se necesita una nueva historia de crecimiento empresarial en la era 5G al enfocarse en la transformación digital. Las empresas en una variedad de sectores verticales están evaluando opciones para digitalizar el ensamblaje de productos y la administración de operaciones generales. Esto presenta una oportunidad para los operadores que pueden ofrecer 5G con infraestructura complementaria para el servicio de baja latencia (en su mayoría centros de datos cercanos al borde) y análisis. Alrededor del 70% de los CEO de operadores están de acuerdo en que la empresa es la oportunidad incremental en la era 5G. Sin embargo, llevar las capacidades (redes 5G, segmentación, borde y espectro) para dar servicio a las empresas completamente llevará tiempo.

En los EEUU, el sector no relacionado con las telecomunicaciones se trata principalmente de TV / medios, conformado por recientes fusiones y adquisiciones, la amenaza OTT (corte de cable) y la implementación temprana de 5G en el sector de los medios (eventos deportivos en vivo). Ejemplos sobran: Fox, Disney, Time-Warner, etc.

Mientras tanto, Europa tiene el nivel más profundo de convergencia de servicios fijos y móviles, lo que probablemente mantendrá a los operadores ocupados durante los próximos años (definiendo estrategias innovadoras de agrupación y lo que viene después del juego cuádruple). Los operadores chinos apuestan por las empresas, respaldados por la ambición del gobierno de hacer de China un país líder en industrias de alta tecnología. Dirigirse al consumidor digital a través de servicios digitales de estilo de vida es el enfoque en Japón y Corea del Sur.

La llegada de 5G a América del Norte promete una variedad de nuevos servicios y aplicaciones, transformando redes y ofreciendo oportunidades de ingresos incrementales.

“The promised land” (así llamó Chuck Berry a EEUU en su canción que hizo famosa Elvis Presley en 1975) alcanzó un hito importante en la primera mitad de 2019, con los cuatro operadores más grandes de EEUU lanzando todos los servicios móviles 5G. A medida que la cobertura se expande en los EEUU. Y con Canadá esperando desplegar 5G en 2020, se espera que la adopción de 5G se acelere en América del Norte.

En su último informe de economía móvil de América del Norte, GSMA Intelligence (GSMAi) predice que el 24% de las conexiones en el continente estarán en redes 5G a fines de 2022, aumentando a 46% en 2025 (equivalente a 200 millones de conexiones 5G). El aumento de los niveles de inversión del operador en redes apuntalará la rápida adopción de los servicios de próxima generación.

Se espera que los operadores móviles en USA inviertan 305.000 millones de dólares en inversión de capital 5G en el período hasta 2025, con 2019 el primer año en que 5G representa más de la mitad de la cifra, lo que refleja el cambio de LTE. Esta tendencia continuará entre 2020 y 2025, cuando se espera que el 87% del gasto de capital del operador en la región se asigne a 5G.

Con este nivel de inversión en red, es vital que los operadores capturen ingresos incrementales de los servicios 5G. Esto llevará a los operadores a buscar oportunidades en nuevas áreas, como el uso de 5G como tecnología de última milla para proporcionar conectividad de banda ancha fija. Verizon es líder en este campo en USA, ya que lanzó servicios inalámbricos fijos 5G en cuatro ciudades en octubre de 2018, con otros operadores móviles de EEUU. Esto proporcionará una plataforma para lanzar más servicios en el hogar, como transmisión de video y funciones inteligentes para el hogar.

La era 5G verá a los operadores dirigirse cada vez más al sector empresarial, lo que representa la mayor oportunidad para obtener ingresos incrementales. Es probable que las implementaciones empresariales iniciales se centren en velocidades de datos más rápidas, que las empresas de EE.UU. Identificaron como la característica más atractiva de 5G en la Encuesta Empresarial 2018 de GSMAi. A medida que se agreguen nuevas capacidades 5G con el lanzamiento de estándares futuros, otras características aumentarán en importancia: por ejemplo, 5G admitirá una mejor calidad de servicio y una latencia más baja, permitiendo aplicaciones que requieren comunicación y tiempo de baja latencia.

Para aprovechar la oportunidad empresarial de 5G, los operadores deben acelerar sus intentos de ir más allá de la conectividad para capturar valor en áreas adyacentes. Una parte clave de esto será expandir su papel en la cadena de valor de IoT, y se espera que los ingresos por aplicaciones, plataformas y servicios crezcan más de un 20 por ciento cada año entre 2018 y 2025 en los EEUU. Como resultado, los operadores agregarán capacidades para ofrecer servicios IoT adicionales que incluyen seguridad, análisis de datos y servicios profesionales.

Por ejemplo, la plataforma Curiosity de Sprint tiene como objetivo llegar a desarrolladores y empresas ofreciendo una gama de servicios de IoT en las capas de conectividad y gestión de dispositivos.

Para cumplir con los requisitos de alto rendimiento de muchos servicios 5G, la potencia informática deberá ser entregada al límite (dentro de un dispositivo de usuario o en las instalaciones del usuario). Los operadores han estado en el centro de las discusiones sobre las implementaciones de borde debido a sus redes de conectividad, incluidos los activos de red en el borde. A medida que avanza la era 5G, es probable que los operadores aumenten las implementaciones de borde. Verizon ya está probando su propia plataforma informática en la ciudad de Nueva York, donde ha registrado una latencia de menos de 10 milisegundos. Sin embargo, replicar esto en otros lugares requerirá un gasto de capital considerable, que debe justificarse con nuevos ingresos o ahorros en otros lugares.

Las arquitecturas RAN centralizadas y virtualizadas también estarán en el centro de las redes móviles futuras para permitir una mayor capacidad, flexibilidad y escalabilidad de la red. Los operadores en América del Norte están virtualizando la gestión de redes a través de SDN y NFV. AT&T está a la vanguardia de varias iniciativas de la industria en torno a estas, ya que su objetivo es virtualizar y controlar el software el 75 por ciento de las funciones principales de la red para 2020.

Los operadores compiten en un mercado cada vez más complejo para los servicios de conectividad. En los Estados Unidos, esto se refleja en la iniciativa Citizens Broadband Radio Service (CBRS), que introduce espectro compartido con asignación local en la banda de 3.5GHz. Esto reduce significativamente las barreras para el despliegue de la red, abriendo nuevas opciones de conectividad para las empresas, desde construcciones directas hasta redes comisionadas. En el caso de este último, los operadores son una opción, pero se enfrentarán a una feroz competencia de compañías globales en la nube como Amazon AWS y Microsoft Azure.

También sigue habiendo un nivel de incertidumbre en los EEUU. Con respecto al acceso al espectro de rango medio, que proporciona una combinación saludable de beneficios de cobertura y capacidad, lo que permite a los operadores extender los servicios 5G a más personas. La FCC continúa teniendo consultas con usuarios titulares de la banda de 2.5GHz (Servicio de banda ancha educativa) y las bandas de 3.7GHz a 4.2GHz (actualmente utilizadas para operaciones satelitales), sin embargo, el problema sigue sin resolverse.

Como resultado, los lanzamientos iniciales de 5G en los EE.UU. (Con la excepción de Sprint) se han limitado al espectro de alta frecuencia, que requiere una densidad muy alta de células pequeñas para funcionar a escala. Esto tiene despliegues limitados de alta frecuencia en zonas urbanas que requieren capacidad adicional y velocidades más rápidas.

Dicho lo cual, pasaré a cosas más mundanas, como el estudio de los anuncios de resultados recientes de Microsoft (buenos), Amazon (regular/malos) e Intel (buenos), de lo cual escribiré más adelante, ya que aquí vivimos 9 horas por detrás de España…

Jorge Díaz-Cardiel. Socio director general de Advice Strategic Consultants. Economista, Sociólogo, Abogado, Historiador, Filósofo y Periodista. Ha sido Director General de Ipsos Public Affairs, Socio Director General de Brodeur Worldwide y de Porter Novelli International; director de ventas y marketing de Intel Corporation y Director de Relaciones con Inversores de Shandwick Consultants. Autor de miles de artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado una veintena de libros, sobre economía, innovación, digitalización y éxito empresarial. Es Premio Economía 1991