Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Amazon quiere contrarrestar la política de aranceles de Trump

  • Actualidad

Amazon

Amazon, Toyota o Alcoa son sólo tres ejemplos de compañías que están trabajando para contrarrestar los efectos que pueda tener las políticas comerciales del Gobierno de Estados Unidos. Su intención es minimizar el impacto que puedan tener los nuevos aranceles que ha impuesto Donald Trump.

  Quizá te interese...

Aunque, tal y como publica Reuters, la intención de las firmas, entre las que se encuentra Amazon, es evitar el enfrentamiento con Donald Trump, éstas buscan tener la mayor influencia posible para tratar de poner freno a la subida de las tasas en una gran cantidad de productos, entre los que se encuentran los de alta tecnología.

Y es que, en el caso de Amazon, la nueva política arancelaria de Donald Trump podía tener un gran impacto en sus resultados, ya que la compañía se vería afectada por los aranceles en los productos que vende online y en los componentes que utiliza en sus centros de datos.

Amazon teme que los impuestos a productos chinos afecten a los consumidores durante la campaña navideña, más si se tiene en cuenta que la firma ya ha identificado una amplia gama de artículos, algunos de alto valor, que se verán afectados por las nuevas tasas.

Entre las mayores preocupaciones de Amazon se encuentra en aumento del coste de importación de los componentes utilizados en los centros de datos, entre otros elementos, que harían que Amazon Web Services perdiera competitividad.

Pero Amazon no es la única firma del sector tecnológico a la que le preocupa los nuevos aranceles que quiere imponer Trump. En palabras de Dean Garfield, director ejecutivo de Information Technology Industry, asociación que cuenta entre sus filas con Alphabet o Microsoft, “es difícil pensar que muchas de nuestras empresas no tengan que asumir riesgos” debido a esta política arancelaria.

En el caso de Toyota, el impacto también sería importante si Trump continúa con sus planes de gravar el sector del automóvil. Estos no sólo afectarían a Toyota, sino que General Motors también podría sufrir las consecuencias de la retirada de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Ambas compañías están tratando de reunirse con la Administración para evaluar el impacto económico.