Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La UE renuncia a la Tasa Google

  • Actualidad

Unión Europea

Finalmente no ha habido un acuerdo para imponer un impuesto digital en la Unión Europea. Aunque la conocida como Tasa Google contaba con el apoyo de países como Alemania, España o Francia, se ha impuesto el veto de Suecia, Dinamarca, Irlanda y Finlandia.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Tras meses de negociaciones no habrá impuesto digital (o Tasa Google) en la Unión Europea. Así lo han constatado los Ministros de Economía y Finanzas de los países miembros de la UE (Ecofin) quienes consideran que no existe unanimidad para crear un impuesto europeo que grave las actividades digitales y será la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), y un eventual acuerdo dentro de su seno, el que decida si se adopta o no la Tasa Digital.

A pesar de que la Tasa Digital contaba con el apoyo de Francia (uno de sus principales defensores), Alemania, España o Italia, se ha impuesto el veto de Suecia, Dinamarca, Irlanda y Finlandia, quienes han considerado que cada vez existen menos barreras entre los negocios digitales y físicos, o que gravar este tipo de actividades perjudicaría al resto de la economía.

Según publica Europa Press, Nadia Calviño, ministra de economía de España, ha criticado los argumentos de los países que se oponen a la Tasa Google asegurando que “la economía de los datos es la materia prima del futuro”. Para Calviño, “mezclar esto con innovación e investigación tecnológica pone de relieve que tenemos que trabajar mucho para conocer la realidad que está surgiendo a nuestro alrededor”, destacando que el veto a la Tasa Digital representa “una oportunidad perdida” para responder a las nuevas necesidades de la economía del siglo XXI.