Cuatro consejos para que el síndrome postvacacional de los empleados se pase pronto

  • Actualidad

sindrome post-vacacional

La depresión postvacacional afecta a un 38% de los empleados y muchos de los que forman parte del 62% restante padecerán cuadros de estrés y fatiga al volver a la oficina. He aquí algunas medidas que las empresas pueden tomar para minimizar sus efectos como, por ejemplo, alargar la jornada intensiva o fomentar el deporte y el teletrabajo.

Un 33% de los españoles regresa de vacaciones con la intención de un cambio laboral, según un estudio de InfoJobs, en parte porque se marcan nuevas metas para lo que queda de año y también puede contribuir a ello el llamado síndrome postvacacional que, según Sodexo, afecta a casi cuatro de cada diez trabajadores.

Esta firma, especialista en servicios de mejoran la calidad de vida, ha reunido una serie de medidas que pueden poner en marcha las empresas para ayudar a superar estos síntomas asociados a la vuelta de vacaciones:

- Alargar la jornada intensiva: la duración de esta jornada que suele ser de 8 de la mañana a las 15 horas (puede haber variantes, pero siempre con la hora de entrada y salida más temprana) es la que establecen la mayor parte de las empresas con la llegada de la época estival. Es cierto que no hay una duración común para todos, algunos convenios establecen que será de 1 de junio al 30 de septiembre, otros del 15 de junio al 15 de septiembre, otros sólo los meses de julio y agosto y otros sólo agosto. No obstante, las empresas que decidan alargar la duración de este tipo de jornada ayudarán a que la vuelta de vacaciones sea menos dura para sus empleados.

- Medidas que fomenten la conciliación: para evitar que la vuelta a la rutina suponga la desaparición de la vida familiar, la compañía puede implementar ciertas medidas que ayudarán a que el cambio no sea tan drástico. Una de esas medidas podría ser la instauración del teletrabajo. La mayoría de los empleados están a favor, pero se encuentran con compañías que no son muy partidarias de ello. Según un estudio de la empresa Randstad, el 68,6% de los empleados españoles quiere teletrabajar, pero no puede porque su empresa no lo permite. Además de fomentar la conciliación, la empresa que se decante por el teletrabajo estará contribuyendo a la reducción del impacto medioambiental y estará convirtiendo al empleado en más productivo al evitar los tiempos de los desplazamientos.

- Beneficios sociales: además del sueldo, es importante incentivar a los empleados, actuales y futuros, con beneficios sociales. Estos son servicios que la empresa ofrece al empleado de forma gratuita y cuya finalidad es mejorar su calidad de vida. Entre las opciones que la empresa tiene a su disposición se encuentran, por ejemplo, los cheques restaurantes que evitarán que, al estrés de la vuelta, se sume la preocupación por la preparación de la comida. Otra opción es el cheque guardería, que además de estar exento de IRPF, ayuda a los padres a organizar el cuidado de sus hijos de cara a la vuelta al trabajo.

- Incentivar la práctica de deporte: muchos expertos señalan que la vuelta a la rutina debe venir acompañada de la realización de alguna actividad física que ayude a reducir el estrés y que al mismo tiempo despeje la mente del empleado. Para promover una vida sana y saludable la empresa puede, si cuenta con un gimnasio en las instalaciones, propiciar que éste se utilice o bien ofrecer un pase que incluya diferentes gimnasios de la ciudad. De este modo se mejorará el ambiente, al mismo tiempo que se reduce el absentismo laboral. De hecho, algún estudio sostiene que la práctica de actividad física reduce la tasa de absentismo laboral en cuatro días al año.