Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los comercios, ante el reto de adaptarse a las regulaciones

  • Actualidad

medios de pago. tendencias modernas

Un nuevo estudio de Adigital revela un alto grado de desconocimiento por parte de los comerciantes españoles de normativas que les impactan como PSD2, que incluye la Autenticación Reforzada de Cliente (SCA, en sus siglas inglesas). El mensaje de la asociación es claro: hay que hacer un esfuerzo por estar actualizados en materia regulatoria para convertir el reto en una ventaja competitiva.

La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) ha presentado en innoPayments19 los resultados de su estudio sobre medios de pago y fraude online. La edición de este año se ha centrado en el grado de preparación de las últimas normativas que afectan al tema objeto del informe el grado de adaptación de los comercios. Es el caso de Directiva de Medios de Pago (PSD2), que acaba de entrar en vigor y que incluye la Autenticación Reforzada de Cliente (SCA).

Ante SCA, hay el alto grado de desconocimiento que tienen los comercios españoles). De hecho, casi el 70% de las empresas encuestadas aseguran que desconocen los cambios que introduce y 8 de cada 10 declara no tener una estrategia para minimizar el impacto que tendrá sobre sus ventas. Esto resulta “llamativo”, dice la asociación española de la economía digital, porque “ si lo comparamos con las empresas que aseguran no comprender las implicaciones de PSD2, en la que se encuadra la SCA, en 2019 el porcentaje es incluso mayor al año pasado (9 puntos) cuando esta nueva regulación comenzó a ser de aplicación”.

Para el comercio, sea físico u online, los medios de pago son estratégicos en el proceso de compra. Por eso, José Luis Zimmerman, director general de Adigital, ha subrayado que es fundamental estar “actualizados en materia regulatoria” y también en tecnología. “Quedarse al margen de las últimas novedades y tendencias los puede situar en una clara situación de desventaja competitiva”, dijo.

Según  Zimmermann, tienen que comprender las modalidades de pago vigentes y cuáles son las preferidas por los consumidores para posteriormente detenerse en ello. 

Como explicó, los pagos con tarjeta, las transferencias y PayPal continúan en las primeras posiciones tanto entre los medios de pago ofrecidos por las empresas (92%, 72% y 68%, respectivamente) como por transacciones (41%, 22%, 13%), pero se observa la evolución de otros sistemas que no existían hace unos años. Es el caso del pago mediante wallet, que crece un 7% entre los métodos de pago ofrecidos por las empresas encuestadas y representa un 1,20% de las transacciones frente al 0,36% de 2018. Mientras, descienden los pagos contra-reembolso con una caída del 36%, y las tarjetas de prepago. Entre las razones que más pesan para cambiar de medio de pago destacan: el aumento de la tasa de conversión (81%), ofrecer un mejor servicio (60%) y la adaptación al móvil (60%). No en vano, los pagos móviles continúan su tendencia ascendente aumentando este año hasta representar el 33% de la facturación de las empresas encuestadas.

Todo ello sin olvidar el camino que queda por recorrer en materia de inteligencia artificial, biometría o blockchain que “abren nuevas perspectivas no solo a nivel de experiencia de usuario (pagos invisibles, rápidos, sin fricción), sino especialmente para aumentar la seguridad en las transacciones”, añadió el directivo.

En relación con ese último punto, el de la seguridad, el estudio de Adigital indica que el número de empresas que declaran una tasa de fraude anual inferior al 0,25% ha aumentado casi en 10 puntos con respecto a 2018 (hasta el 83%), medido en porcentaje sobre su facturación. “Estos datos no solo son relevantes a efectos de negocio, sino también para acceder a las exenciones de la SCA por bajo riesgo, por ejemplo, para las que se solicita un 0,1% de fraude, por lo que las empresas que quieran utilizarlas necesitan tener el fraude muy controlado”, informó.

Por otro lado, el 62% de las empresas encuestadas dispone de un equipo dedicado a gestionar los pagos y el fraude, lo que da clara muestra de la importancia cada vez mayor que adquiere dentro de ellas. En el último año también ha aumentado en un 35% el porcentaje de empresas que utilizan un sistema de gestión de fraude, destacando el aumento en el uso de pantallas de fraude y desarrollos propios, aunque el ranking de los sistemas más usados lo lideran 3D Secure o CES y CVV.

La recomendación en la que han coincidido los expertos que han pasado por innoPayments ha sido estar preparados, monitorizar constantemente los procesos de pago así como el grado de adaptación normativo de la empresa, y no esperar a que el fraude llame a la puerta para comenzar a gestionarlo.