Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El mercado de medios de pago, en claro avance hacia la economía del dato

  • Estrategias digitales

pagos, tarjetas

Los medios de pago están llamados a liderar la economía basada en el dato, un cambio que está viéndose impulsado por las regulaciones que hay que cumplir, la innovación y la competencia del mercado. Un estudio sobre este mercado identifica como tendencias en 2019 las acciones en torno Open Banking, iniciativas en el ámbito de dinero electrónico y la "segunda vida" del pago QR.

Más sobre Transformación Digital 

Moderniza los servicios de RR.HH. y aumenta la satisfacción de tus empleados

SAP HANA Platform: despliega todo su potencial en tu negocio

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente 

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

NetOps conoce a DevOps. Estado de la automatización de red

Cómo implementar automatización DevOps y lograr una verdadera agilidad cloud

Las nuevas regulaciones en torno al Open Banking y, en concreto, la PSD2 en Europa, están promoviendo una transición hacia la economía del dato, una evolución hacia la información de valor que es la base de la economía digital, de acuerdo con un nuevo informe de Minsait sobre la evolución de los medios de pago.

El documento identifica dos líneas de soluciones que marcarán 2019. Por un lado, resurgirán los códigos QR y el cash-back y, por otro, habrá bastantes iniciativas en torno a las billeteras digitales, pagos inmediatos, dinero electrónico y pilotos sobre identidad digital basados en blockchain. Son iniciativas que permitirán avanzar en modelos de negocio que permitan explotar las estructuras de datos existentes (tradicionales y nuevas) a través de tecnologías disruptivas, como Big Data o Data Science.

El futuro de los medios de pago también estará condicionado por la implantación de nuevas modalidades de bancos digitales en España. En este sentido, el informe destaca que se está intensificando la asociación de entidades bancarias con Fintech especializadas en la provisión de financiación al consumo, así como con gigantes procedentes del mercado asiático.

Crece el uso de tarjetas tanto online como offline
Por otro lado, España muestra una alta proporción de compradores online (el 98% de la población bancarizada con acceso a Internet), que casi han triplicado el volumen de facturación desde 2012. Cuatro de cada diez usuarios compran online todas las semanas, gracias a que perciben un nivel de seguridad elevado en estas transacciones. 

Según el informe, el crecimiento imparable del comercio electrónico en todos los países actúa también como un gran elemento dinamizador de la transformación digital, ya que llevará hacia nuevas formas de banca online y a la necesaria omnicanalidad en los pagos.

Las tarjetas de crédito o débito siguen siendo el vehículo de compra por excelencia en la red. Se constata que el uso de tarjetas como medio de pago sigue creciendo, aunque presenta amplios márgenes de mejora que podrían superarse con una política diversificada de incentivos. De hecho, son el medio de pago que mayor número de transacciones genera (casi 3.500 millones en 2017, el 65,1% del total en el país), pero representan solo el 6,6% del valor de las operaciones. 

También crece el uso en tiendas físicas. “Se mantiene en España la tendencia que intensifica el uso de las tarjetas como medio de pago directo en el punto de venta (POS) frente a la retirada en cajeros automáticos (ATM), aunque a ritmo muy lento”, dice el estudio.

Sobre el tipo de tarjetas, priman las de débito frente al crédito. “España es un país de débito en cuanto al uso de tarjetas. El uso del crédito apenas ha crecido un 13% desde 2012, mientras que el débito lo ha hecho en casi un 130% por cien”, concluye el estudio.

El estudio de Minsait ha sido realizado con la colaboración de Analistas Financieros Internacionales (AFI) y ha contado con las opiniones de numerosos directivos del sector bancario y clientes bancarizados de España, Portugal y Latinoamérica.