Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos podría reactivar la 'tasa Google'

  • Actualidad

FAANG

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias anunciaron ayer que habían alcanzado un preacuerdo de Gobierno, con lo que un Ejecutivo en coalición entre PSOE y Unidas Podemos podría ser una realidad si estos logran convencer a otras fuerzas parlamentarias. De lograr un Gobierno, la Tasa Google (un impuesto a las compañías digitales) podría ser una realidad casi un año después de su aprobación en el Congreso de los Diputados.

Junto con la "tasa Tobin" (impuesto a las transacciones financieras) uno de las medidas más polémicas, en lo que a materia de tributación se refiere, de la primera legislatura de Pedro Sánchez fue la "tasa Google" (impuesto digital). Ésta fue aprobada por el Consejo de Ministros a mitad del mes de enero, pero, la decisión del Congreso de los Diputados de “tumbar” los Presupuestos Generales del Estado el pasado mes de febrero hizo que su aplicación quedase suspendida.

Diez meses después de la aprobación de la "tasa Google", y dos elecciones generales, todavía no se sabe qué va a ocurrir con ella, aunque el preacuerdo que han alcanzado PSOE y Unidas Podemos para poner en marcha "un Gobierno estable y rotundamente progresista", tal y como aseguró ayer Pedro Sánchez, podría conllevar la aprobación del impuesto digital al igual que la Ley del Impuesto sobre las Transacciones Financieras.

No hay que olvidar que tanto PSOE como Unidas Podemos se han mostrado de acuerdo en aplicar esta tasa. En el caso de los socialistas fue Nadia Calviño, Ministra de Economía en funciones, quien abogó por la tasa Google durante su intervención en la 33 Edición del Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones, que se celebró a principios de septiembre en Santander. "Es indispensable nuestro sistema fiscal a la realidad del siglo XXI”, afirmo Calviño quien también aseguró que “la transformación digital es uno de los cambios más importantes que ha llevado al surgimiento de estas grandes plataformas digitales, que no tienen una estructura productiva que se acomode con los sistemas fiscales existentes” y que no pagan los impuestos allí donde están generando el valor añadido”.

Calviño prefiere un acuerdo internacional, aunque puntualizó que en caso de que éste no se produzca el impuesto digital se impondrá “a nivel nacional. No podemos renunciar a tener una estructura justa de imposición digital, porque las empresas de la economía tradicional o física con la que compiten sí están pagando impuestos allí donde se realiza la prestación del servicio. Se trata de una adaptación que cuenta con un apoyo muy amplio de toda la sociedad y que hay que poner en marcha".

Unidas Podemos, por su parte, incluía la tasa Google en su programa electoral con el que concurrió a las elecciones generales del pasado 10 de noviembre y ha sido uno de los partidos políticos que más ha insistido en su aplicación. 

¿En qué consiste la "tasa Google"? 

A grandes rasgos, se impone un impuesto del 3% sobre la facturación en España de aquellas empresas digitales que facturen al año más de 750 millones de facturación a nivel global y 3 millones en España y que se dediquen a la “venta de espacio publicitario on line, actividades de intermediación en plataformas digitales o la venta de datos de sus usuarios”.

Google, Facebook, Amazon, Twitter o Airbnb serían algunas de las compañías que tendrían que tributar bajo la "tasa Google".

Según las estimaciones que se realizaron, con esta nueva tasa se lograría recaudar alrededor de 1.200 millones de euros al año, que se destinarían a políticas sociales.

¿Qué consecuencias podría tener esta tasa?

Según algunos expertos, y al igual que otras compañías de otros sectores como la banca, esta tasa podría llevar a las grandes tecnológicas a replantearse su inversión en España.

Además, también se podría esperar que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, tome represalias contra los productos españoles, aplicándoles un mayor gravamen. No hay que olvidar que hace un año el embajador de Estados Unidos en España, Duke Buchan, mostró su oposición al controvertido impuesto socilitantando formalmente su retirada hasta, por lo menos, que no hubiera un consenso internacional.

La "tasa Google" no es nueva. El Gobierno de Mariano Rajoy incluía la “intermediación, la publicidad y la venta de datos a empresas con un límite del 5% de su facturación”. Ahora la tasa estará basada en los ingresos que generan estas plataformas en nuestro país.