Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Así lastra la productividad no digitalizar las tareas administrativas

  • Actualidad

Contabilidad_factura_dinero

Las empresas españolas pierden más de 1.000 euros por segundo, principalmente por el tiempo que dedican a las tareas administrativas. Según un informe sobre productividad, en el total del año, la pérdida económica asciende a 35.000 millones de euros.

Son muchas las empresas que dedican demasiado tiempo a las labores administrativas, y esto merma su capacidad competitiva, según un estudio de Sage sobre pérdida económica y productividad de las compañías en doce de los mercados en los que opera.

En lo que respecta a España, las organizaciones pierden 1.038 euros por segundo por dedicar más tiempo del que deberían a las gestiones burocráticas.

Su informe “Productivity tracker” concluye que, en 2019, la pérdida económica de las empresas del país supondrá en torno a los 35.000 millones de euros y, en lo que a tiempo se refiere, nuestras compañías han “desperdiciado” más de un mes en este tipo de actividades.

Según Luis Pardo, CEO de la compañía en Iberia, “desde que comenzamos a realizar este estudio hace dos años, España no ha perdido su condición de país cuyas empresas más tiempo invierten en labores administrativas. Es sin duda un dato negativo, más teniendo en cuenta el gran potencial de nuestros profesionales que está siendo desaprovechado, que podía paliarse con la implementación de la tecnología en los segmentos empresariales que más carga burocrática tienen”.

De acuerdo con los datos de Sage, la gestión administrativa de la contabilidad y las facturas es la tarea que más tiempo “roba” a los empresarios y, de digitalizarse estas actividades, que son necesarias, supondrían a las empresas un ahorro de tiempo que, dedicado a actividades realmente ligadas al negocio, harían crecer sus ingresos.

Esto no significa que dichos departamentos tengan que prescindir de su personal en favor de las tecnologías, sino que, con la implementación de software de gestión y herramientas digitales, el trabajo de tintes más burocráticos puede agilizarse y la fuerza de trabajo encargada del mismo puede dedicar su tiempo a labores que permitan añadir valor.