Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Europa refuerza su oferta de Open Data: Cuatro tendencias destacables

  • Actualidad

Europe Open Data

El quinto estudio anual de Capgemini Invent describe la evolución del modelo de datos abiertos en Europa y cómo se están expandiendo e intensificando los esfuerzos hacia la calidad de los datos y su impacto.

Capgemini Invent ha publicado su quinto informe anual, que mide el nivel de madurez en el ámbito de los datos abiertos en distintos países europeos. El “Informe de Madurez de Datos Abiertos (Open Data) en Europa de 2019” registra el progreso realizado por los países europeos en las iniciativas de publicación y reutilización de open data, así como las diferentes prioridades que se han establecido para ello. Se trata de un trabajo encargado por la Comisión Europea en el marco del Portal Europeo de Datos. 

El informe de 2019 ha identificado cuatro tendencias destacables:

De la aceleración a la consolidación
Después de años de aceleración hacia la madurez del Open Data, Europa ha entrado ahora en una fase de consolidación. Desde el inicio del estudio de medición en 2015, el nivel general de madurez se ha incrementado significativamente cada año, hasta alcanzar su nivel más alto en 2017. Esa fase inicial, más sencilla, de progreso hacia la madurez, se ha transformado en la tendencia de mejora y consolidación que observamos en la actualidad. Establecido ya un marco en el que encontramos políticas sólidas de open data, modelos adecuados de gobernanza y portales avanzados, los países de la UE28+ están ahora ampliando e intensificando sus esfuerzos en áreas más difíciles, como son la calidad de los datos abiertos y el impacto.   

De la cantidad a la calidad, para una mejor satisfacción de las necesidades de los usuarios
Con la madurez de las propuestas en materia de datos abiertos de los países europeos, el foco de atención se ha trasladado de la cantidad a la calidad. En los primeros años se hicieron grandes esfuerzos para aumentar el volumen de datos publicados bajo una licencia abierta, liberando activos de datos que ya estaban en manos de las administraciones públicas. Hoy, la atención se dirige especialmente a asegurar el valor de esos datos para que puedan ser reutilizados, lo que a menudo significa mejorar primero la calidad de los datos. Es lo que puede observarse especialmente a medida que los equipos de open data, tanto locales como nacionales, aumentan su compromiso con la comunidad de reutilizadores, escuchan sus opiniones y tratan de satisfacer sus necesidades.  

De publicar a crear impacto
El esfuerzo de los países de la UE28+ no se dirige ya sólo a la publicación de datos abiertos y a su adaptación a los demás requisitos de la Directiva de Información del Sector Público de la Unión Europea, sino, también, a aprovechar al máximo la oportunidad que ofrecen los datos para producir un mayor impacto. Actualmente están desarrollando más actividades destinadas a comprender y conocer de qué modo se crea valor con datos y cómo satisfacer las demandas y necesidades de los reutilizadores, organizando, por ejemplo, eventos para crear un mayor nexo con las distintas comunidades de reutilizadores, desarrollando marcos de supervisión del impacto y llevando a cabo encuestas y estudios sobre el valor social, ambiental, político y económico de los datos abiertos.  

La próxima frontera: el intercambio de datos
Los gobiernos son cada vez más conscientes de las oportunidades que genera el intercambio de datos en general. Cuando una serie de datos no puede publicarse en abierto – debido, por ejemplo, a restricciones por derechos de propiedad intelectual o industrial o en materia de confidencialidad – no significa que no se pueda aprovechar su valor siguiendo otros modelos. Es lo que, normalmente, se denomina “intercambio de datos” en el sector público y privado. Los Estados miembros se están preparando para utilizar un sistema eficaz de intercambio de datos con otros gobiernos y organizaciones, que sea seguro y respete al máximo los derechos de propiedad intelectual e industrial y de privacidad. La Comisión Europea tiene conocimiento de este cambio y desea prestar su ayuda al proceso. A tal fin ha creado un nuevo proyecto, puesto en marcha el pasado mes de octubre: el “Centro de soporte para el intercambio de datos”.